Martes, 15 de Octubre de 2019

La CTA aprobó su regreso a la CGT y se entusiasma con "el comienzo de una reunificación histórica"

El Congreso Anual Ordinario de la CTA de los Trabajadores aprobó "el regreso al seno de la CGT", luego de la ruptura y las divisiones producidas a partir de 1991, y respaldó la necesidad de refundar "el pacto social en la Argentina" sobre la base del "diálogo y el tripartismo".

04-10-2019



(InfoGremiales) En un concurrido encuentro de la CTA de los Trabajadores, al que asistió el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, respaldó la fórmula peronista para el 27 de octubre próximo y manifestó que "se impone comenzar el camino de la unidad sindical".

El jefe de la central, Hugo Yasky, ratificó en el microestadio del Club Atlético Lanús "la necesidad de regresar al seno de la CGT para fortalecer la unidad del movimiento obrero en una única central", aunque aclaró que esa política no implica "la inmediata desaparición de la entidad" gremial.

"Luego de años de políticas neoliberales que llevaron al desastre a los trabajadores, este Congreso definió con madurez y responsabilidad política el comienzo del sinuoso camino que conducirá a un diálogo difícil pero imprescindible para lograr la unidad", dijo el dirigente docente, flanqueado, entre otros, por Roberto Baradel (Suteba), Sonia Alesso (Ctera), Roberto Pianelli (subtes), Claudio Marín (telefónicos) y Pablo Micheli.

Con la participación de más de un millar de congresales de todo el país, la CTA aprobó "el comienzo de una reunificación histórica para el movimiento sindical", y respaldó un documento que sentó las bases de ese proceso y de "un pacto social".

La historia de la CTA -fundada entre otros por el fallecido Germán Abdala y el ex jefe de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y de la central, Víctor De Gennaro- comenzó en 1991 luego de que sus principales dirigentes se fueran de la CGT por "el respaldo de sus jefes a las políticas menemistas"; el llamado "Encuentro de Burzaco" del 17 de diciembre de 1991 sería el puntapié inicial de una central que fuera la contracara de la CGT.

Un centenar de referentes gremiales de varias organizaciones se reunieron entonces en un recreo y determinaron "la vuelta a fojas cero para transformar la bronca en esperanza" a partir de tres ejes: la recuperación de la identidad como clase trabajadora, la defensa de la autonomía frente a los partidos y el Estado y una política hacia todos los desocupados.

El 14 de noviembre de 1992 sesionó el "Congreso de los Trabajadores Argentinos" (así surgió la sigla CTA) en Parque Sarmiento (CABA), y se constituyó la central que, en sus orígenes, se conformó en especial con gremios del sector público alejados de la CGT, y que determinó la afiliación directa trabajadora y la votación directa de sus dirigentes.

Regresar