Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Ante la falta de respuesta del gobierno provincial, se repartieron estufas eléctricas en las escuelas de Hurlingham

A pesar de la desidia de la provincia el municipio y el Consejo Escolar de Hurlingham siguen trabajando por los alumnos de las escuelas del distrito. Se entregaron estufas eléctricas en las escuelas que aun continúan sin gas por falta de obras que debía realizar el gobierno de María Eugenia Vidal.

04-07-2019



La falta de mantenimiento de la mayoría de las escuelas de la provincia de Buenos Aires, que denuncian su peor desidia desde que asumiera la gestión María Eugenia Vidal, se profundiza aun más en épocas donde las bajas temperaturas hacen imposible el dictado de clases si no hay una calefacción adecuada.

La muerte de dos docentes de Moreno hace casi un año producto de la explosión padecida en la escuela que había advertido en varias oportunidades percibir un escape de gas, puso en alerta a todos los establecimientos bonaerenses que en su mayoría, no aprobaron la prueba de hermeticidad y debían, en consecuencia, realizar nuevas instalaciones de gas, algo que pocos terminaron concretando. Algunos, incluso, pudieron hacerlo sólo con asistencia de los municipios pero sin recibir un centavo por parte del gobierno provincial.

En Hurlingham, los alumnos de varias de las escuelas que sufren las bajas temperaturas por la falta de mantenimiento de parte de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, se acercaron al Consejo Escolar a reclamar por sus derechos.
En la dependencia provincial fueron recibidos por el presidente de la institución, Jorge Verón y varios de los consejeros, quienes escucharon los reclamos de los chicos y tomaron nota de cada una de sus denuncias.

"En Hurlingham tenemos una situación preocupante, no digo grave, porque hemos podido adelantarnos gracias a un trabajo continuo que venimos llevando adelante desde el 2015 en poner en valor diferentes situaciones de infraestructura, como los techos, las luminarias, como fue el caso de varias escuelas que desde un mismo pilar salían conexiones para alimentar a varios establecimientos educativos. Todo esto producto de que la provincia, esto es la Dirección General de Escuelas no tenía y no tiene en cuenta estas situaciones de mantenimiento, que son propias de este servicio y que les estalló justamente por la falta de inversión y por toda esta política de ajuste que terminó provocando lo sucedido en Moreno el año pasado, cuando fallecieron Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, cuando estaban preparando el desayuno de los chicos de la escuela", relató el titular del Consejo Escolar.

Cabe destacar que desde que asumió el gobierno de Cambiemos la administración provincial aplicó una política de ajuste que también impactó en un importante porcentaje en el área de educación y de infraestructura escolar, pero además, sub-ejecutó permanentemente los recursos en la provincia que llevaron a un deterioro muy rápido de los servicios educativos. Obviamente no hay programado por parte de la provincia dinero para afrontar (como se solía hacer al comienzo de cada ciclo lectivo) un mantenimiento del sistema de calefacción para afrontar la época invernal.

Ante la tragedia que ocurrió en Moreno se había programado un monto desde la provincia para reparar las escuelas públicas. Estaban contemplados la reparación de los techos, del sistema eléctrico y las estufas y para esto había una partida suplementaria por lo que se les pidió a los Consejos Escolares armar un informe con las necesidades de todas las escuelas, que en el caso de Hurlingham necesitaba un presupuesto de 68 millones de pesos en total. Sin embargo, cuando se elevaron los informes, la respuesta del gobierno provincial fue negativa y aplicaron un ajuste que redujo el presupuesto a 36 millones atendiendo sólo lo más urgente.

No obstante, y a pesar de haber anunciado hace tres meses recién que el presupuesto se reducía a 36 millones, advirtieron que de ese monto se iba a abonar en principio sólo 9,2 millones de pesos, algo que hasta el momento, no se cumplió. El gobierno de María Eugenia Vidal no envió ni un centavo de lo que corresponde a esas obras.

Según Jorge Verón "En el distrito hay 109 establecimientos provinciales y ahora, en la actualidad unas 15 escuelas siguen con problemas de calefacción. En la mayoría son colegios que la provincia les ha cortado el servicio de gas por no cumplir con las normas de hermeticidad y que después no han acercado ningún tipo de solución, por lo que todavía estamos esperando respuestas.

La única solución alternativa para estas escuelas llegó de parte de la Municipalidad, que en conjunto con el Consejo Escolar, compraron y entregaron más 500 estufas de gas nuevas, y están entregando además una importante partida de estufas eléctricas para paliar en parte los problemas en estas escuelas que en la actualidad están sin gas.

En ese marco, el presidente del Consejo Escolar informó que "como una forma de buscar soluciones también estamos implementando trabajos a través de cooperativas, como es el caso de la cooperativa Artigas que está trabajando en Hurlingham, y que está haciendo un esfuerzo grande, ya que la plata de todos los trabajos que se vienen haciendo no aparece, y el intendente les pidió terminar con la totalidad de los trabajos pendientes para más tarde llegar a buscar soluciones, ya que para el intendente Juan Zabaleta la prioridad la tiene los chicos. Hasta el momento no hay respuestas por parte de la Dirección general de Escuelas ni de la provincia de Buenos Aires".


Regresar