Domingo, 20 de Octubre de 2019

Conmoción por la muerte de cuatro jóvenes en San Miguel del Monte tras persecución policial

El vehículo en el que viajaban, un Fiat 147, chocó contra un camión cuando acababan de evadir un control policial. Al principio de habló de "accidente", pero tras conocerse las imágenes de las cámaras de seguridad se constató que el personal policial disparó contra el auto donde viajaban los jóvenes.

24-05-2019



El dolor no cesa, y poco a poco el pueblo entero va solidarizándose, ayudando, aportando pruebas y testimonios pese al intento de encubrimiento de las primeras horas y la versión oficial ya está despedazada.

Los vecinos de San Miguel del Monte exigen justicia por tres menores y un joven mayor de edad, que murieron el lunes tras impactar el auto en el que viajaban contra el acoplado de un camión, cuando eran perseguidos por dos móviles policiales, mientras que otra joven de 14 años aun lucha por su vida en la terapia intensiva del Hospital El Cruce.

El impacto ocurrió durante la madrugada del lunes en la Colectora 9 de Julio a la altura del kilómetro 111 de la Ruta 3, de la ciudad de San Miguel del Monte. La primera versión que dio a conocer la policía hablaba de "un llamado al 911" en el cual, según los efectivos, se había dado aviso de "un auto sospechoso", aunque con el correr de las horas, y según consta ya en la causa judicial, se habría tratado de un llamado por ruidos molestos en referencia al volumen de la música de los chicos que se habían reunido en la plaza. A diferencia de lo que suele suceder en los hechos policiales de relevancia, ese audio jamás fue expuesto a los medios de prensa.

Lo que sí se supo luego gracias al relato de los propios vecinos, fue que al acercarse un móvil a la zona comenzó a seguir al Fiat 147 a baja velocidad y pocas cuadras después un segundo patrullero los encerró obligándolos a detener la marcha.

Allí un policía habría dado la voz de alto y bajado con su arma desenfundada, señalaron allegados a las víctimas, momento en que el 147 escapó a toda velocidad, dando paso a una persecución por las calles de la localidad bonaerense.

Todo terminó cuando el Fiat impactó al llegar a la Ruta 3 con el acoplado de un camión perteneciente a una empresa de Olavarría, que se encontraba detenido en la colectora, a la altura del kilómetro 111, muriendo cuatro de sus ocupantes y dejando en muy mal estado a una menor de 14 años. El auto, en tanto, quedó literalmente dividido en dos partes, que terminaron a 50 metros una de la otra.

Poco después y en medio del estupor por el accidente fatal, trascendió una imagen del momento de la persecución en la que se ve al Fiat siendo perseguido por la camioneta de la policía y una silueta asomada a la ventanilla empuñando un elemento en su mano, que increíblemente, en la versión oficial se describió como "una linterna", que según la policía "estaba siendo utilizada para hacer señas de detención al auto", aunque más tarde quedó probado que se trataba de un arma de fuego que disparó varias veces contra el vehículo, producto de lo cual se encontraron impactos de bala en la carrocería y también una bala alojada en la nalga del joven que conducía el auto.

Fue precisamente a partir de conocerse y divulgarse las imágenes de la persecución (obtenidas porque el operador del centro de monitoreo filmó con su propio celular lo que registraban las pantallas y lo aportó inmediatamente por decisión propia a la Fiscalía y a los familiares) que la causa tomó otro rumbo y se dio además entidad a la declaración de los vecinos que aseguraban haber escuchado disparos de armas de fuego.

Al circular esta versión y por pedido de la Fiscalía N°1 de Cañuelas fueron incautadas las armas de los uniformados para ser periciadas y curiosamente las entregaron con los cargadores completos asegurando que el auto no tenía impactos de bala, versión que luego se derrumbó con las primeras pericias que realizó la Gendarmería.

Poco a poco, el relato de los familiares, a través de una carta que se publicó el pasado martes, va tomando más fuerza.
El comunicado que hicieron circular los familiares junto a los vecinos:

El pasado lunes alrededor de la 1 de la madrugada el auto en el que viajaban 5 jóvenes del pueblo impactó contra el acoplado de un camión estacionado en la colectora, al costado de la Ruta 3. Cuatro de ellos murieron y la quinta ocupante está en gravísimo estado de salud luchando por su vida. El choque se produjo luego de que la policía llevara adelante una desmedida persecución y abriera fuego sobre el auto.

Sin embargo, la versión declarada por la policía habla de un supuesto llamado al 911 para denunciar al auto y de una persecución al mismo sin tiros de por medio. La fiscalía a cargo ya cuenta con pruebas contundentes que desmienten esta versión (no hay registros de ningún llamado al 911, las cámaras de seguridad filmaron el momento en que un policía dispara contra el auto y los testimonios aseguran haber escuchado tiros), los cuales demuestran la gravedad de los hechos y la responsabilidad de la policía sobre la muerte de estos cuatro jóvenes.

¡Verdad y justicia! ¡Por Gonzalo, Camila, Danilo, Aníbal y Rocío! ¡Cárcel para los responsables!

Regresar