Miércoles, 26 de Junio de 2019

El anuncio de Fernández&Fernández reaviva las internas de Cambiemos

El ala dura del macrismo se niega a reconocer algún impacto en el anuncio de la candidatura de Alberto Fernández acompañado por Cristina Fernández y cierra cualquier chance de interna o de plan alternativo. Sin embargo, el radicalismo y sectores empresariales vuelven a mirar hacia María Eugenia Vidal como posible candidata para suceder a Mauricio Macri.

20-05-2019



Si de algo no caben dudas es que el anuncio de la candidatura a presidente de Alberto Fernández, acompañado por Cristina Fernández de Kirchner como candidata a vice movió el tablero político, pero no sólo el sector que afecta a su espacio, sino también el del oficialismo que preveía una campaña polarizada con la ex mandataria y haciendo foco en el ámbito judicial.
Desde ese lugar, se sostenía incluso el intento reeleccionario de Mauricio Macri y de sostenimiento inclaudicable de Marcos Peña que cerró cualquier puerta por la que se filtrara la idea de un cambio de figuritas. Hoy, con el enroque presentado por el peronismo, sostener a Macri como única opción no conforma a todos los sectores que integran la alianza Cambiemos.

La línea Peña-Jaime Durán Barba cree y se aferra a la idea de que esta decisión no sólo no modifica la estrategia del oficialismo sino que incluso, le pone un techo y le baja el piso a los votos que cosecha Cristina Fernández, que, según considera el ecuatoriano, no lograría transferir la totalidad de sus adherentes a Alberto Fernández. Además, el estar incluida en la fórmula les permite arremeter, como tenían previsto, con el "regreso al pasado".
Pero, para los que pedían ampliar Cambiemos, este es un motivo más para explorar un acuerdo con los peronistas que no se alinearon con la fórmula Fernández-Fernández. Y los que por lo bajo señalaban la conveniencia de pasar a un Plan V, con María Eugenia Vidal como candidata a presidenta, no dejan de apuntar que ahora Mauricio Macri tendría que hacer una maniobra en espejo a la de su principal adversaria. Mientras se reacomodan tras la sorpresa, todas las discusiones siguen abiertas.

El acto que el Presidente tenía previsto para el sábado siguió como si nada hubiera ocurrido y el discurso, con alusiones al kirchnerismo como siempre, fue el mismo. "Seguramente estaba escrito desde hace dos semanas. Es inentendible", se agarraban la cabeza los sectores del PRO que piden leer urgente el nuevo escenario. La escena construida en la que Macri sigue hablando sin registrar un hecho político de trascendencia es la demostración más clara de cuál fue la línea que bajó el jefe de Gabinete: la estrategia no se toca. De hecho, Peña estaba con el Presidente preparando el acto en el Club 17 de Agosto, en Villa Pueyrredón, cuando se conoció el anuncio de CFK. Y siguieron como si nada hacia un encuentro destinado a presentar a un grupo de voluntarios como "defensores del cambio" y advertir cuáles son los "enemigos del cambio". El discurso no se movió un milímetro. Tampoco modificaron los mensajes que Macri difundió en sus redes sociales.

En ese marco, Peña mandó el mismo sábado un mensaje de WhatsApp que llegó a darse a conocer a través de distintos medios oficialistas. En él, decía: "A nosotros no nos cambia cómo se organiza la oposición. Somos una fuerza coherente que representa el cambio, el futuro y la vocación de no volver atrás de la mayoría de los argentinos". "Más que nunca defensores del cambio", cerró en línea con el guión armado para el acto de Macri.

Una de las autoridades del PRO que comparte esta idea le comentó a PáginaI12: "Tenemos que mantener la estrategia y no perder identidad porque la polarización va a seguir. En definitiva, ella es candidata".

Durán Barba, por su parte, se ocupó de completar ese análisis en su habitual columna dominical: "Nunca consideré que Cristina Kirchner sea una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio. Siempre afirmé lo contrario", aclaró de entrada, en una velada respuesta a Elisa Carrió, quien la semana pasada dijo que la ex presidenta seguía libre por culpa del consultor ecuatoriano. Sobre el anuncio, el asesor estrella de Macri aseguró que "es la primera vez que el candidato a vicepresidente anuncia quién sería "su" candidato a presidente en el continente. Deja en claro quién es el que manda. La segunda cosa única es que con la imagen de Alberto endureció su techo y perdió la solidez de su piso". Sostuvo que con el binomio "la resta es mayor que la suma. ¿Cuántos votos nuevos le trae Alberto Fernández a Cristina? Los pocos que lo veían bien porque insultaba ferozmente a Cristina, seguramente no irán con ella. No sube el techo. Varios seguidores de Cristina ven mal a Alberto, baja el piso". En resumen, Durán Barba aseguró que son todas buenas noticias y no hay nada de qué preocuparse.

También aseguró que cuantos más peronistas se junten, peor les irá: "Si hace esto para conseguir que vayan otros líderes peronistas a una interna, esto puede empeorar. Irán los dirigentes con peor imagen y crecerá el saldo negativo". Eso sí, le recomendó a Sergio Massa que no se le ocurra juntarse con ese espacio: "Identificarse con el populismo autoritario mata cualquier alternativa peronista que quiera existir en la futura democracia", aseguró, no sin cierta preocupación.

Sin embargo, al ala política del Gobierno y los aliados radicales la movida de la ex presidenta les dio un argumento más para pedir la ampliación de Cambiemos hacia sectores peronistas. Quien no tardó en decirlo fue el titular de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo: "Hoy está más vigente que nunca la posibilidad de incorporar peronistas no kirchneristas". La Convención radical es probable que no resuelva romper Cambiemos, pero es muy posible que el 27 de mayo salga con un pronunciamiento para ampliar la coalición a otros sectores políticos y también para que se abran unas PASO.

En la Rosada se atajan: "Para ampliar primero hay que ver si hay agua en la pileta", indican sobre la poca voluntad de ir a una interna con Macri que podrían expresar Juan Manuel Urtubey o Miguel Pichetto. Son dos peronistas a los que, no obstante, algunos imaginan en un virtual segundo gobierno de Macri en algún ministerio, muy al estilo de lo que hizo Vidal con Joaquín de la Torre.

Pero no sólo los radicales se mostraron a favor de ampliar Cambiemos, sino que el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, indicó que la opción no debe descartarse, como tampoco abrir la fórmula presidencial a alguien que no sea del PRO: "Todo es posible. La apertura es absoluta. Puede ser cualquier persona, peronista o radical, el que puede ocupar cualquier posición". Hasta ahora, nadie había hablado de un peronista en la fórmula con Macri. Pinedo fue el primero. "No se puede decir que no cambió nada", aseguró Pinedo a Perfil. La idea de Pinedo la comparten otros integrantes del ala política, como Vidal, Horacio Rodríguez Larreta o Rogelio Frigerio.

"Hay que esperar a ver a cuántos de los otros precandidatos a presidente pueden convocar al frente electoral", indicaba un dirigente muy cercano a Vidal, quien confirmó que la principal preocupación es a cuántos sectores del peronismo imantará la candidatura de Alberto Fernández. No en vano Durán Barba les recomendó mantenerse divididos.

A esas discusiones se vuelve a sumar un sector que propone el Plan V, esto es, que Macri también deponga su candidatura a presidente y sea Vidal la encargada de buscar la continuidad del espacio. En el fin de semana se sumó una segunda alternativa: que Macri y Vidal compitan en unas PASO. "Eso es imposible", aclararon cerca de la gobernadora, desde donde siempre rehúyen esas hipótesis acicateadas por sectores empresariales.

Lo cierto es que el Gobierno seguirá observando con mucha cautela qué pasos da, sobre todo, Sergio Massa, que es quien podría sumarse al acuerdo ya sea en unas PASO o compitiéndole a Vidal para quedarse con la gobernación bonaerense.

La otra preocupación oficial es que Roberto Lavagna siga en carrera, dado que le muerde más votos a Cambiemos que al kirchnerismo. En el PRO se esperanzaban con que, si pierde apoyo de los gobernadores, hay más chances de que Lavagna no compita. "Ahora, si Massa se suma al armado de CFK y Lavagna sigue en carrera, se acelera el Plan V", advertían fuentes macristas que suplican no ser identificadas.

Las discusiones internas están lejos de terminarse. E incluso, se muestran aun incrédulos sobre el final de la historia y creen que Alberto Fernández podría finalmente no ser el candidato y que Cristina termine encabezando la fórmula. La duda, claro está, se basa más en los deseos e incluso el golpe del impacto que en información fidedigna.

Regresar