Sábado, 25 de Mayo de 2019

Barrionuevo quiere propinas obligatorias para conformar los salarios de los gastronómicos

Con el consumo por el piso, el titular del gremio de Gastronómicos apunta a que la propina sea de hasta el 18% de la cuenta y que eso ayude a recomponer los salarios del personal. Prepara un proyecto de ley.

10-05-2019



Aunque es uno de los sindicalistas más cercanos a la gestión de Mauricio Macri y con quien ha negociado beneficios propios, la solución que vislumbra el gastronómico para mejorar los salarios de los trabajadores es implementar, por ley, la obligatoriedad de la propina con un porcentaje fijo del consumo realizado por los clientes.

Frente a una de las rondas paritarias más complejas desde el regreso de la negociación colectiva, el titular del gremio de Gastronómicos, Luis Barrionuevo, apunta a que la propina sea obligatoria en la cuenta de los clientes de bares, restaurantes y hoteles como sucede en otros países.

Utiliza, además, como antecedentes, la época en la que también se había establecido de manera obligatoria durante el gobierno de Juan Domingo Perón, antes de que quedara definitivamente derogada por la dictadura cívico-militar de 1976.

Barrionuevo quiere presentar su proyecto para restituir la propina obligatoria en el congreso que arrancará el martes que viene su gremio, la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (Utghra), en la ciudad de Mar del Plata, señaló el portal IProfesional.

El jefe gremial esbozó esa alternativa como método para recomponer los salarios del personal gastronómico: la idea del sindicalista es que el laudo sea del 14, 16 o 18% del total de la cuenta; el máximo debería pagarse en los establecimientos de mayor categoría.

La intención de la Uthgra es que el incremento de los sueldos se acuerde a partir de un básico mínimo para toda la actividad, y que luego se complemente con las propinas fijas que se repartirían según un índice a acordar entre todos los empleados del establecimiento.

Barrionuevo defiende también este mecanismo desde el punto de vista del Estado, ya que podrá traer posibles beneficios de índole fiscal. Es que, para que el mecanismo funcione eficazmente, todas las operaciones del sector deberían estar registradas en la economía formal.

"El Gobierno podría tener un control estricto de toda la fortuna que se gasta en turismo en Argentina", afirmó el jefe sindical de una actividad que está fuertemente golpeada por el derrumbe de consumo.

Tras contar con el aval del pleno de su sindicato, el líder gastronómico evalúa presentar el reclamo a través de un proyecto de ley a ser sancionado en el Congreso.

Regresar