Martes, 22 de Enero de 2019

Ya son 10 los muertos por el incendio en la comisaría de Esteban Echeverría

A casi un mes del fatídico episodio, Fernando Martín Arguello murió en el hospital Eva Perón de Lanús. Se convirtió en la décima víctima de la masacre ocurrida el 15 de noviembre en la comisaría 3ª de Esteban Echeverría

14-12-2018



(InfoGEI) Fernando Arguello es la décima víctima fatal de la masacre ocurrida la madrugada del 15 de noviembre en la comisaría 3ª de Esteban Echeverría. Otros dos sobrevivientes continúan con tratamientos ambulatorios para tratar las lesiones producidas por el incendio. "Las autoridades del gobierno provincial siguen sin pronunciarse públicamente por estos hechos", señalaron desde la Comisión Provincial por la Memoria.

Arguello tenía 33 años y estaba detenido desde el 25 de octubre a cargo de la comisaría 1ª de Monte Grande pero alojado en la 3ª de Esteban Echeverría. Había sido aprehendido por tenencia ilegal de estupefacientes para comercialización. Desde la madrugada de la masacre, estuvo internado en estado crítico en el Hospital Eva Perón.

Desde la CPM señalaron que esta "muerte incrementa el doloroso número de víctimas fatales: ya con 10. Y, junto con los 7 jóvenes masacrados en la comisaría 1ª de Pergamino, son 17 las muertes por incendio en comisarías bonaerense durante la gestión del ministro Ritondo".

"La masacre de Echeverría no fue un motín ni un accidente, fue un hecho previsible. Desde el año 2011 la comisaría 3ª estaba inhabilitada para alojar personas detenidas. Al momento de la masacre, tenía siete clausuras, seis por orden judicial y una por resolución Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, el propio Ministerio desobedeció cada una de estas clausuras", añadieron.

También añadieron que "fue producto del hacinamiento, las condiciones inhumanas de detención y la falta elementos de seguridad: la comisaría no contaba con colchones ignífugos, sistema de prevención de incendios, plan de contingencia ni matafuegos adecuados para apagar el fuego. Los dos matafuegos existentes se encontraban vencidos y tenían colchones de gomaespuma, prohibidos por ser altamente inflamables y tóxicos".

Regresar