Jueves, 22 de Noviembre de 2018

Se cae la revolución de los aviones

La empresa aercomercial Amaszonas confirmó que no restablecerá los vuelos con los que unía Córdoba con Bolivia y Uruguay, por lo que se suma a la baja de rutas internacionales realizada recientemente por Andes Líneas Aéreas.

30-10-2018



La compañía de capitales bolivianos voló dese Córdoba hacia Montevideo y Santa Cruz de la Sierra hasta mediados de año, cuando interrumpió las frecuencias con la promesa de retomarlas en diciembre.

Pero tras la devaluación del 50% del peso argentino registrada en los últimos doce meses y los cambios que esto generó en la demanda de vuelos internacionales, la compañía decidió no continuar con la oferta de viajes hacia los dos países limítrofes desde la provincia mediterránea.

"Por ahora no se restablecen los vuelos; dependiendo del mercado y la demanda se volverán a estudiar", explicó al sitio especializado Infonegocios el Gerente de la aerolínea boliviana, Eddy Luis Franco Nogales, desde La Paz, sede central de Amaszonas.

La compañía que también opera en Uruguay y Chile, tuvo este año un "spin-off" (término anglosajón que se refiere a un proyecto nacido como extensión de otro anterior): la filial de Paraguay se independizó del grupo y ahora opera con otro nombre.

Junto con la suspensión de las rutas, Amaszonas cerró en julio su representación comercial en Córdoba y al menos por ahora no tiene perspectivas de volver.

El 23 de este mes, la empresa aerocomercial Andes Líneas Aéreas anunció que se reducirá en un 40% en los próximos meses, con un plan de despidos de empleados, devolución de aviones y cancelación de rutas.

"Teníamos una flota y una estructura pensada para nueve aviones y pasamos a una para cinco aviones: 40% menos de gente, 40% menos de estructura, 40% de achique de empresa", dijo Bernardo Racedo Aragón, gerente Comercial de la firma.

La reestructuración del plan de negocios de la empresa responde a las modificaciones que se han registrado en el mercado aerocomercial argentino en los últimos meses, con el impacto de la crisis cambiaria y económica.

Aragón explicó que la Argentina tenía una balanza comercial del turismo deficitaria, con un rojo de 10.000 millones de dólares al año porque los argentinos que salían eran más que aquellos turistas extranjeros que ingresaban.

La devaluación del 50% del peso cambió la ecuación y el rojo de la balanza comercial de turismo se está corrigiendo con fuerza porque cada vez menos argentinos pueden viajar al exterior y a su vez la Argentina es más barata para los extranjeros.

En ese escenario, los aviones contratados por Andes Líneas Aéreas han perdido su razón de ser porque directamente "desapareció el mercado" al que se apuntaba, por lo que la empresa devolverá cuatro Boeing 737-800 y se quedará sólo con cinco.

Regresar