Martes, 16 de Octubre de 2018

Las termoeléctricas de Pilar funcionan sin habilitación. Los vecinos protestan sobre la Ruta 25

Las termoeléctricas de Nicolás Ducoté funcionan sin contar con habilitación. Encienden sus generadores e ingresan combustible aun cuando no deben hacerlo. OPDS constata 95 decibeles en los barrios cercanos. Los vecinos, cansados de las mentiras, protestaron sobre la Ruta 25.

10-10-2018


El hecho de no estar habilitadas no pareciera ser un impedimento para que las termoeléctricas de Pilar pongan sus motores en marcha.
Su instalación fue una de las primeras medidas adoptadas por Nicolás Ducoté al asumir la intendencia y a pesar de la resistencia de los vecinos, ha logrado avanzar en beneficio de las empresas, no sólo promoviendo su existencia, sino incluso modificando el Código de Ordenamiento Urbano para que la zona donde se instalaron figure como apta para la categoría a la que pertenecen las centrales termoeléctricas.

La realidad dista mucho de lo que pregona el Jefe Comunal. Separadas por apenas un cerco de alambre y media sombra, frente a una calle angosta, miles de litros de gasoil se cumulan en los tanques que intervienen en la generación de energía eléctrica. El sonido, cuando las encienden, es ensordecedor a pesar de ni siquiera estar operando a pleno. El desfile de camiones con combustible, también.

Los vecinos recurrieron a la justicia en innumerables oportunidades y consiguieron, mediante amparos, que su habilitación no sea otorgada, aunque pareciera que esto no es un impedimento para APR Energy y Araucaria que encienden sus motores igual y aducen que es "para mantenimiento".

Ubicadas en el límite de Pilar, también afecta a Escobar que tiene a pocas cuadras, barrios con gran cantidad de habitantes, por lo que los vecinos volvieron a manifestarse en la ruta 25 el pasado viernes, con una asamblea que culminó sobre la misma ruta e impidiendo el ingreso de uno de los tantos camiones cisterna que habían desfilado a lo largo del día.

Lo curioso fue que ante la consulta periodística de Buenos Aires 2punto0, el conductor del camión aseguró estar yendo a cargar "agua destilada" en el interior de la planta, aunque las identificaciones de su camión advertían sobre carga peligrosa, inflamable, categoría C1, con la que se identifica a elementos explosivos.

Dos días después, cientos de llamados colapsaron las líneas de la OPDS, tras soportar durante horas un sonido que superaba los 95 decibeles a varios metros de distancia, algo que pudo ser constatado por los propios inspectores del Organismo provincial que se apersonaron en el lugar por el reclamo de los vecinos, lo que dio lugar a la apertura de un nuevo expediente y quedó plasmado en el acta que se labró el día lunes.

La excusa del intendente Nicolás Ducoté para promover la instalación de las centrales termoléctricas fue que no se trataba de una zona urbana, algo que cualquier imagen lo desmiente, y mucho más, el recorrer las calles aledañas que no sólo alberga barrios con cientos de habitantes, sino incluso escuelas, jardines de infantes y zonas con construcciones de nuevas urbanizaciones previamente autorizadas, que nunca pensaron terminar viviendo frente a una bomba de tiempo.

Ubicadas en la ruta provincial 25 y la calle Alborada, lindante con el partido de Escobar, las termoeléctricas emanan gases producto de la utilización de gasoil para su funcionamiento, descarta agua contaminada que no está claro su tratamiento posterior y constituye un peligro en cuanto a un posible siniestro para lo que no cuenta con ningún tipo de plan de contingencia que proteja a los vecinos. Los tanques que acumulan el combustible están ubicados casi a la vera del cerco, por lo que apenas hay 50 metros con las casas que están frente a ellos.
El reclamo de los vecinos por el alto impacto ambiental que constituye la utilización de gas a alta presión, el acopio de 16 millones de litros de gasoil, el alto consumo de agua que podría secar las napas y temperaturas superiores a los 400 grados a la salida de las turbinas, sumado a la contaminación sonora, no pareciera ser un detalle a tener en cuenta por el gobierno municipal que ha hecho todo lo posible por facilitar su instalación y que mira hacia otro lado cuando se demuestra que, a pesar de la falta de habilitación, están funcionando.





Regresar