Martes, 11 de Diciembre de 2018

Pignanelli: "El manejo que están teniendo de la crisis es de amateurismo puro"

Aldo Pignanelli brindó una conferencia en el MPA. Analizó la crisis que atraviesa el país; aseguró que Macri no escucha opciones fuera de su propio modelo y aseveró que "con la economía en crisis en el largo plazo estamos todos muertos". El economista detalló además, que el ajuste que padece la sociedad se va en fuga de capitales y que hay un fuerte recorte en salarios y obra pública. También fue durísimo con la gestión del Banco Central, del que dijo, "está atendido por sus propios dueños", en referencia a los principales funcionarios a los que vinculó a Fondos buitres.

01-09-2018


"La profundidad de la crisis a la que nos han llevado es realmente muy triste", arrancó diciendo Aldo Pignanelli en una exposición que tuvo lugar en el MPA (Movimiento Productivo Argentino), mientras desde las primeras filas escuchaban atentamente Eduardo Duhalde y prácticamente todos quienes formaron parte de su gabinete cuando estuvo a cargo de le presidencia.
Hilda González de Duhalde, Alfredo Atanasof, Gines González García, Daniel Scioli, Eduardo Camaño, José Ignacio De Mendiguren, José Pampuro, Jorge Matzkin, Reinaldo Vanossi, Oscar Lamberto, Oscar Jaunarena, Nélida Doga y Daniel Basile fueron algunos de los presentes a los que se sumó un centenar de oyentes.

El economista que, entre otros cargos, estuvo al frente del Banco Central en 2002, recordó que al inicio de su gestión "había un grupo de economistas que querían dolarizar la economía con las tarifas y las deudas bancarias en el cielo y los sueldos en el subsuelo. Esos son los mismos personajes que ahora están en el gobierno".

"Por eso, no podemos esperar otra cosa. Y están demostrando un manejo técnico, económico de la situación de amateurismo puro", espetó.

Recordó, además, que a poco de asumir Mauricio Macri mantuvo una reunión junto con Roberto Lavagna y Alfonso Prat Gay, y le advirtieron: "con lo que están haciendo en el Banco Central va a venir el problema del sector externo y el estrangulamiento histórico", y la misma advertencia se la hicieron luego en persona a Macri, pero recibieron como respuesta: "yo gané solo, yo gobierno solo y mi sola presencia va hacer que lluevan los dólares".

"Esa misma frase, la de que su sola presencia traería dólares, me la dijo Cavallo en el 2011. La misma frase de Macri, y el mismo resultado. Llovieron los dólares, pero de la deuda. Ahora caen granizo y los dólares se están yendo", remarcó.

Pignanelli evaluó también la situación fiscal y aseveró que "el gobierno hace trampa en el discurso".
"Ellos dicen que redujeron el gasto en términos reales, pero lo dicen en base a cuadros que se confeccionan en base a lo percibido, a lo que ya se pagó, sin embargo hay miles de millones de pesos que ya fueron ejecutados en obra pública y aun no se pagaron, y por lo tanto, no figura como gasto", explica y agrega: "Por eso, cuando Dujovne dice "he bajado el déficit primario" está mintiendo, no lo bajó, sólo no está pagando que no es lo mismo que bajar el gasto, y además han hecho un ajuste fenomenal en la obra pública que la ajustaron en un 50% y se nota en las obras paralizadas".

Según detalló, los rubros más afectados son las viviendas populares, agua y alcantarillado y también las rutas y obras viales. "En general, el ajuste pasa por la obra pública, las transferencias a provincias y los salarios de los empleados públicos que en un año aumentaron sólo el 18% con una inflación del 30%", enumera.

Lo paradójico es, según explica el economista, que "todo lo que se ahorró en la quita de los subsidios y en el ajuste a la obra pública, se gastó en intereses de deuda. La gente hace el esfuerzo y se paga deuda. Esto es una transferencia de ingresos descomunal de los que menos tienen al sector financiero".

"La falta de subsidios, que no haya obra pública en los barrios, que no arreglen las escuelas, que no terminen los hospitales, todo eso va a parar al sector financiero y cada vez se agrava más porque el 70% de la deuda es en dólares, con lo cual, con cada devaluación se necesitan cada vez más pesos para pagarla. El número no cierra por ningún lado", sentencia.

Técnicamente, el economista explica que "si los ítems se computan como corresponde, hoy estamos en un déficit fiscal del 6% del PBI. Un 3% primario y un 3% financiero. En el anterior gobierno, cuando se estuvo en un déficit del 6% era un 5% primario y sólo un 1% financiero. Esa es la diferencia; hoy hay un traslado clarísimo del sector primario al financiero". Y agrega: "además, el 5% de déficit del gobierno anterior eran los subsidios a las tarifas, algo que este gobierno lo viene eliminando fuertemente".

En el 2015 los subsidios a la luz, gas y transporte eran de 20 mil millones de dólares por año; actualmente sólo de entre 6 mil y 7 mil millones de dólares. En este marco, Pignanelli comenta que "el país que más subsidio otorga a la energía es China, que está muy cerca en cantidad de subsidios que Estados Unidos. Una economía más chica como Chile, subsidia con 9 millones de dólares por año, y hablamos de un país 3 veces más chico que Argentina en territorio y población. Brasil subsidia con 80 mil millones de dólares por año".

"No hay ningún país en el mundo que no subsidie la energía, ¿y nosotros queremos ir a subsidio cero? Esto mata a las industrias, las PyMEs, el comercio y los residenciales. Sin subsidio ningún país crece. Es un tema de política de Estado", remata.

Al mismo tiempo, desmitifica las "pérdidas" de las empresas: "Hoy tenemos tarifas impagables pero vemos al mismo tiempo que los balances de las compañías energéticas dan miles de millones de dólares de utilidades ¿Estamos en condiciones como sociedad de soportar esto?".

En otro tramo de su exposición, Pignanelli hizo referencia a los errores cometidos en materia de política monetaria, y se refirió al manejo que tuvo el Banco Central con las Lebacs y la compra de dólares. "La plata de la deuda se está utilizando para fuga de capitales; hoy el Banco Central está atendido por sus propios dueños, porque los dos principales funcionarios de esa entidad son los apoderados de dos fondos de inversión buitres que son los que están operando en los capitales golondrina. Ellos se encargan de satisfacer las necesidades de ellos mismos".

En cuanto a las jornadas agitadas que se vivieron en los últimos días que terminó con una fortísima devaluación, Pignanelli responsabilizó en primer lugar, al anuncio del propio Mauricio Macri. "Comete un error garrafal al decir que va a pedir el anticipo al FMI cuando hace diez días había dicho que no iba a recurrir más al Fondo porque estaba todo tranquilo, todo bajo control y ni siquiera está cumpliendo con las tres metas que le impuso el Fondo, algo que no va a cumplir: ni déficit, ni inflación ni reservas netas que arrancaron en 25 mil millones de dólares y hoy son menos 10 mil. Estamos en un problema muy grave".

También criticó el crecimiento de las Letes, que según relató, "aumenta la deuda pública".
"Las Lebacs son deuda en pesos, es un problema monetario en tal caso, pero es compensación monetaria. En cambio las Letras del tesoro fueron tomadas en dólares para devolverle a los tenedores de Lebacs. O sea, transformó una deuda que era monetaria en pesos, en una deuda pública en dólares. Peor imposible."

En tanto, en referencia a la deuda pública señaló "en diciembre de 2001, cuando se declaró el default, la deuda pública era un 40% del PBI. Ahora ya estamos en esa cifra".

También hizo hincapié en que "cuando se analiza la balanza comercial, se observa el desastre que están haciendo. El mundo se está cerrando y nosotros nos abrimos; no sólo comercialmente sino también financieramente. Todas las reglas que rigen en cualquier país, acá las quitaron. Esos son errores del gobierno de Macri".

Sólo en los primeros 7 meses de 2018 la Argentina lleva acumulado un déficit de la balanza comercial de 6 mil millones de dólares. El año pasado rondaron los 3 mil. Incluso en Julio, con devaluación y recesión, el déficit aumentó a 800 millones y se espera que cierre el año con una cifra cercana a los 10 mil millones.

"Macri habla de Vaca Muerta y anuncia que en 2023 vamos a estar exportando energía. Alguien que le avise que hubo un tipo llamado Keynes que dijo que con la economía en crisis en el largo plazo estamos todos muertos", ejemplificó Pignanelli.

Entre los causantes del problema, el economista destacó: "Hoy tenemos problemas con la energía, problemas con la industria automotriz y vamos al revés del mundo: mientras los demás se cierran, acá nos inundan con productos importados que reemplazan el trabajo de los argentinos".

"Si quiere, en dos días le enseñamos a Macri como se hace para revertir esto, pero no nos escucha, porque es un problema ideológico. Él ganó solo, él gobierna solo y los yanquis nos llenan de dólares, avísenle que son deuda, no dólares", ironizó.

En cuanto a los egresos en lo que va del año, más de dos mil millones se fueron por capital golondrina, que son parte responsable de la corrida cambiaria; y más de 20 mil millones se fueron como fuga de capitales. En tanto, 7 mil millones de dólares es lo que ya se lleva acumulado como egreso la divisa estadounidense por turismo hacia el extranjero.

"Para este año se calcula 10 mil millones por déficit comercial; 20 mil millones de fuga de capitales; 10 mil millones de turismo, 15 mil millones de pago intereses de deuda; son 55 mil millones de dólares. ¿De dónde lo sacamos? Endeudándonos. Eso es lo que está pasando hoy", explicó.

En cuanto al historial de fuga de capitales, el cuadro demuestra que, durante la gestión anterior, en 2005 hubo un numero favorable de ingreso de divisas por 1.205 millones de dólares, mientras que el piso negativo se vivió en 2008 con la crisis del campo, que se fueron 23.098 millones. Se recuperó a cifras aceptables 2009 y 2010, pero en 2011 se vivió un nuevo cimbronazo que terminó con la salida de 21.504 millones, tras lo cual se implementó el cepo.
Esa medida revierte la situación y arroja como resultado un numero positivo de 397 millones ingresado para el año siguiente. 2015, el último de la gestión de Cristina Kirchner se fueron 8.520 millones.
Lejos de mejorar, durante el primer año de gobierno de Mauricio Macri se fugaron 9.951 millones de dólares; y lo hicieron 22.148 millones durante 2017, una cifra que quedará chica al lado de la de este año que en sólo los primeros 7 meses ya lleva acumulados 20.027 millones de dólares.

También destacó la fuerte caída del PBI, la que vaticinó, "va a continuar agravándose" y comparó con los niveles de la caída sufrida en 2001. Incluso, más allá de la tendencia de caída durante los años pares, Pignanelli remarcó que la de 2018 "no tiene antecedentes históricos".

Como síntesis, el economista vaticinó que "el crecimiento futuro depende de cómo se resuelva esta crisis y en eso soy bastante pesimista".

"Estamos en una situación de estrangulamiento del sector externo con fuerte caída en la actividad económica que para este año se prevé que la economía caiga un 2 por ciento; con una inflación que va a estar más cerca del 40 que del 35; y un alto índice de endeudamiento. Yo puedo estar hablando 4 horas de cómo se sale de esto, y podemos armar el mejor programa económico, pero el tema es que incluya a le gente y cómo se resuelve lo político. Sin eso, ni adentro, ni afuera nos van a escuchar", finalizó.



Regresar