Viernes, 19 de Octubre de 2018

Continúa el vaciamiento en Fabricaciones Militares

Los directores confirmaron despidos en cada planta. En Córdoba suman 100 y unos 50 en Santa Fe. Faltan precisiones sobre el resto. "No serán más de 200", dijo el Ministro Aguad y pidió "sacrificio". Más vaciamiento de la industria nacional.

18-08-2018



(InfoGremiales) Trabajadores de las fábricas militares nacionales se declararon en alerta por los despidos que comenzarían a concretarse el martes, según anunciaron los directores de los establecimientos estatales. Es la nueva etapa del plan de ajuste del Gobierno de Mauricio Macri sobre las dependencias productoras de pólvoras y explosivos, que ya se cobró el vaciamiento total y el cierre de la planta de la localidad bonaerense de Azul.

Los directores ya confirmaron que habrá despidos, pero no precisaron ni cantidades, ni nombres. Según datos filtrados, la estimación de los trabajadores calcula que al menos 150 puestos laborales se perderán la semana que viene. ATE, los cuerpos de delegados y las asambleas de trabajadores se organizan para resistir la reducción y garantizar la continuidad laboral en todas las sedes.

Entre las dos plantas cordobesas suman hoy algo más de 800 trabajadores. La de Río Tercero tiene 439 empleados y la de Villa María cerca de 400. El 90 por ciento son contratados desde hace años. Los directores de ambas unidades, que dependen del Ministerio de Defensa de la Nación, admitieron en las últimas horas ante dirigentes de ATE que la resolución de reducción de personal está ya tomada en Buenos Aires, pero no confirmaron el número de cesantías. En ambos casos, comunicaron que esa precisión se tendría el martes, cuando sería notificada la lista.

Por su parte el Ministro Oscar Aguad se burló ayer de las familias de trabajadores fabriqueros diciendo que los despidos "no serán más de 200", y diciendo que "no se puede salir de la crisis sin sacrificios".

RÍO TERCERO

Ante la presencia imprevista de una cantidad injustificada de gendarmes en la fábrica de Río Tercero desde, los trabajadores tomaron la decisión de ocupar las oficinas para resguardar su seguridad y reclamar el retiro de las fuerzas. ATE resolvió cerca del mediodía la permanencia y un paro por tiempo indeterminado, luego del ingreso de más de 100 efectivos. El sindicato estima que la reducción podría rondar en el 20 por ciento del personal.

La Secretaria General de ATE Córdoba, Liliana Salerno, explicó: "Acabamos de salir de una reunión con los jefes de Gendarmería y el Intendente y le pedimos que se retiren. Les dijimos que teníamos programada una marcha pero nos apresuramos a meternos adentro de la fábrica por la presencia de ellos, nosotros pensamos que está por pasar algo peor, sino no se entiende porque tanta gendarmería".

Salerno, trabajadora de la FMRT aseguró: "Nosotros sabemos que tanta fuerza es cuando vienen decididos a reprimir, si ellos no se van, nosotros nos quedamos. Hay mucha gente y familias del lado de afuera, nosotros vamos a resistir".

VILLA MARÍA

En Villa María, los trabajadores de la planta militar comunicaron un panorama similar. Señalaron que el Director, Miguel Toselli, les confirmó que habrá una reducción inminente. Según se supo recientemente, son 42 los despidos. En los últimos días se sucedieron varios actos de protesta en la ciudad, motorizados por las familias de la Fábrica Militar.

Los trabajadores realizaron una asamblea en la que se tuvo que hacer presente el director del establecimiento. El funcionario confirmó que habrá despidos y que los telegramas comenzaran a llegar luego del fin de semana largo, en sintonía con el plan de ajuste que se implementa en FM a nivel nacional. Sin embargo, el directorio de la empresa estatal no precisó nombres ni cantidades. Ante esta situación, los trabajadores se mantienen en Estado de Alerta Permanente, y definiendo medidas de acción para enfrentar el vaciamiento.

Fernando Mercado, Delegado de ATE en la fábrica, informó que ayer los trabajadores se mantuvieron a la espera de una nueva reunión con las autoridades para recibir detalles sobre cantidades y nombres de los despidos.

FRAY LUIS BELTRÁN

La fábrica de Santa Fe cuenta al día de hoy con 358 trabajadores, de los cuales menos de 30 son de planta permanente. Alberto Labudia, miembro de la Comisión Directiva de ATE Rosario y trabajador de la fábrica desde hace 40 años, detalla: "La situación ha ido cambiando para mal en relación a la reunión que tuvimos en Sede Central. Los directores vinieron con la noticia de que hay una base de, al menos, 30 compañeros que se quedan sin trabajo, más lo que sume el director". Finalmente, a última hora de la tarde del viernes se confirmaron 49 despidos "que desde el mes que viene dejarían de pertenecer a la FMFLB".

El dirigente fabriquero lamentó: "Ya tienen decisiones tomadas, como hicieron en FANAZUL que no les importó nada dejar casi 300 personas en la calle, en una sociedad como la de Azul que no tiene nada alrededor, o sea que el problema es de la sociedad y ellos se lavan las manos".

JÁCHAL

Según dieron a conocer los trabajadores, la decisión oficial para la fábrica de San Juan (la más chica del país) es reducir los costos. Si bien las autoridades reconocieron recientemente que se trata de una dependencia autosustentable, en diciembre hubo despidos y en la actualidad solo tiene 27 trabajadores. Por otra parte, hace dos meses fue retirado el servicio de seguridad que prestaba una empresa tercerizada, y algunos trabajadores de la planta fueron reasignados a tareas de seguridad y vigilancia.

EN EL PAÍS

Fabricaciones Militares tiene cuatro plantas en el país. A las dos de Córdoba se suman la de Fray Luis Beltrán (Santa Fe) y la de Jáchal (San Juan). En diciembre pasado se resolvió el cierre de la existente en la ciudad de Azul (Buenos Aires), que dejó sin empleo a sus 230 empleados. Hoy, el complejo estatal suma algo más de mil trabajadores.

En diciembre pasado ya hubo una reducción de personal, con la cesantía de 25 contratados en Río Tercero y de 28 en Villa María. Como en aquella ocasión, el nuevo ajuste involucraría a las cuatro plantas en el país y a la sede central de Fabricaciones Militares en Buenos Aires.


Regresar