Martes, 16 de Octubre de 2018

Indignación de los padres en las escuelas de Pilar

Aunque el presidente del Consejo Escolar había aseverado que las escuelas del distrito habían sido controladas, ya hay decenas cerradas por inconvenientes con la instalación de gas. En Pilar, el servicio de comedores fue traspasado al municipio, por lo que piden al Intendente, Nicolás Ducoté, que instrumente las soluciones necesarias, pero no hay respuestas de ninguno de los estamentos públicos.

17-08-2018


En Pilar nada es sencillo, porque nada funciona bien.
El reclamo de cientos de escuelas en la provincia de Buenos Aires que tras ser revisadas con mayor atención después de la tragedia de Moreno arrojó como resultado que el 90% no pasa la prueba de hermeticidad o tiene inconvenientes con las instalaciones eléctricas, también afecta a Pilar donde se suma otro problema: la desatención del servicio alimentario y el cierre de comedores como consecuencia del no funcionamiento de los colegios.

A fines de 2017 los concejales oficialistas y sus aliados votaron a favor de un traspaso de la administración y ejecución del Servicio Alimentario Escolar. Desde ese momento, el gobierno de Nicolás Ducoté es el responsable de los comedores escolares, algo que en otros distritos sigue bajo la órbita provincial.
Ese mecanismo fue implementado en algunos lugares donde casualmente gobierna Cambiemos para permitirles a sus intendentes "lucirse" ofreciendo un servicio diferencial por encima del resto de la provincia, pero con decenas de escuelas cerradas por desperfectos de las conexiones de gas, el problema también los afecta.

Sin cocina no hay ni desayunos, ni almuerzos, ni meriendas reforzadas, ni respuesta del municipio por lo que la indignación de los padres va en aumento y se manifiesta en la puerta de los colegios.

Según el "Acta Acuerdo para la Implementación del SAE" (FOTO), en su tercer punto menciona: "El Municipio aportará y será RESPONSABLE de proveer los recursos humanos para la implementación del SAE, así también como la infraestructura, servicios y mantenimiento de las dependencias que se encuentren bajo su órbita y en las que se presten servicios en el marco del Acta Acuerdo, sin perjuicio de las funciones ejercidas por la Dirección General de Cultura y Educación". Es decir, todas las cocinas deben ser atendidas por personal contratado por el municipio, el cual también debe aportar las provisiones y condiciones necesarias para que se lleve el trabajo adelante.



Miles de personas se conmovieron con la carta que una mamá de la Escuela N°38 "Bartolomé Mitre" de Del Viso envió a la web "Pilar Político", que relataba: "Les mando este mensaje porque necesitamos ser escuchados. En nuestro colegio los chicos están sin clases debido a pérdidas de gas. Nadie hace nada, nadie nos ayuda. Hay nenes que solamente desayunan en el colegio porque no tienen recursos y nos dicen que ya fue un gasista matriculado pero a los días lo cierran".

Quien también tiene problemas para confrontar los hechos es el Presidente del Consejo Escolar, Pablo Donoso, quien hace casi dos semanas declaró que en Pilar hacía controles permanentes de las conexiones de gas en las escuelas. Con decenas de edificios cerrados por falencias en esa área, Donoso también es blanco de los reclamos por parte de los padres que piden que se garantice la seguridad para poder mandar a los chicos a la escuela.

"La situación en Pilar está controlada. No tenemos ningún reclamo que no haya sido atendido", había aseverado el titular del Consejo Escolar.

Sin embargo, decenas de escuelas cerraron sus puertas en los últimos días y a medida que se fueron controlando, la alarma por el mal estado de las instalaciones se fue incrementando.

Por el momento, no hay respuesta; no hay obras, y lo peor, no hay comedores para quienes más lo necesitan.



Regresar