Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Los municipales se preparan para su primera paritaria oficial

La FESIMUBO, la federación del sector que trabajó activamente para sancionar la normativa que dispone el mecanismo de las negociaciones salariales, cuestionó a los intendentes por los bajos ingresos. Dijo que los empleados de algunos municipios no pasan incluso el umbral de indigencia. Pidió un "verdadero sinceramiento salarial".

03-03-2015



A poco para que el grueso de los sindicatos municipales inicien -como marca el nuevo estatuto laboral del sector- sus paritarias, el líder de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO) trató de poner los puntos y anticipar el posicionamiento de sus conducidos, tomando como base el piso que fue acordado entre la provincia y los docentes, además de otras franjas de la administración pública que están cerca de arreglar también.

Y adelantó que el pedido a los intendentes será "un verdadero sinceramiento salarial" para mejorar la situación de los empleados comunales, que tienen sus ingresos sumamente deteriorados por el avance de la inflación y la incapacidad de correr esa carrera sin un mecanismo como el sancionado a fines del año pasado, es decir, los convenios colectivos de trabajo y las negociaciones con sus patrones, los jefes comunales.

De todas formas, es importante mencionar que en años recientes, a partir de la reincorporación de las paritarias en todo el país, la mayoría de los alcaldes convocaban a los gremios para sentarlos en una mesa y discutir las subas. Pero el nuevo régimen laboral otorga a los dirigentes gremiales una herramienta formal que, hasta ahora, no tenían en el ámbito de la provincia.

Poniéndose esa nueva normativa al hombro, sabiendo que militó por ella durante años y que uno de sus hombres fue el autor de la propuesta que la Legislatura finalmente convalidó, Rubén García asegura que avanzarán con fuerza. "Los trabajadores municipales están en la escala más baja de la pirámide laboral y los aumentos otorgados por los intendentes generalmente suelen estar, salvo raras y contadas excepciones, por debajo de la evolución real de precios", fustigó.

"Es imperioso que los ingresos de los trabajadores municipales de los 135 distritos de la provincia alcancen el umbral establecido por el INDEC para dejar de ser pobres, y en algunos casos, indigentes", agregó el hombre de la federación que disputa el liderazgo de esos trabajadores con la agrupación que lidera Oscar Ruggiero, que es la histórica.

"Los salarios del sector no alcanzan a superar los umbrales de la Canasta Básica Alimentaria, y mucho menos la Canasta Básica Total que consideran a un hogar como pobre", detalló García.

"Los intendentes tienen que hacer el esfuerzo ideológico para cambiar la fisonomía y consideración que tienen para con los hombres y mujeres que laboran en los municipios: no son sus empleados, son trabajadores de toda la comunidad; y el pago que efectúan no deben considerarlos como subsidios, deben ser y parecer salarios", apuntó el "Cholo", según reproduce el diario Políticas del Sur.

Cabe destacar que la ley antes citada, reclamada por la FESIMUBO por más de una década, fue sancionada en noviembre del año pasado tras un intenso debate en las dos cámaras del Parlamento provincial. Primero obtuvo su media sanción en Diputados y, con algo más de problemas, pasó el trámite en el Senado con algunos cambios que forzaron su regreso a la cámara de origen, donde volvió a recibir el aval.
Regresar