Viernes, 13 de Diciembre de 2019

El possismo con otro mensaje para Massa: "Tiene falencias en el armado nacional"

El diputado provincial Walter Carusso, devenido casi en vocero de Gustavo Posse, aseguró que el massismo tiene problemas fuera de Buenos Aires a la hora de pensar en las elecciones e insistió en la idea de un "gran frente opositor".

11-02-2015



Pasan los días pero no cesa el frente de batalla abierto entre el sector de Gustavo Posse y el espacio que todavía, técnicamente, integra. Es que mientras no sacó los pies del Frente Renovador, los gestos resultan evidentes: dos de los diputados más cercanos a su estructura conformarán un bloque propio en la Cámara Baja provincial, incluyendo uno que era miembro del propio massismo como es el caso de Walter Carusso.

Carusso, justamente, es el hombre que sale a hablar en nombre de Posse y decir las cosas que este prefiere no blanquear aun.

Al igual que sugiriera el Jefe comunal a mediados de enero, Carusso puso en discusión el verdadero poderío de Sergio Massa con miras a las elecciones de este año. "El Frente Renovador tiene un gran armado en la Provincia de Buenos Aires, pero tiene falencias a nivel nacional", confesó el legislador bonaerense de la Primera Sección Electoral, en rigor señalando algo que nadie desconoce.

El frente massista tiene limitaciones por fuera del territorio bonaerense, con una falta importante de candidatos propios. Sucede que durante una parte del 2014, el diputado nacional y referente de la fuerza opositora trató de trasladar su construcción local a otros rincones del país, haciendo alianzas con los alcaldes de otras provincias, subestimando el papel de los caudillos comunales y creyendo que con ellos tendría caudal para hacerle frente a los verdaderos artífices, los gobernadores.

Eso no resultó y, hacia fines del año pasado, cambió la estrategia para copiar el modelo de Mauricio Macri. Es decir, apostar a los dirigentes de la Unión Cívica Radical, los únicos con la estructura territorial suficiente para hacer fuerza y tener alguna perspectiva no sólo de ganar algunas provincias, sino, sobre todo, asegurar la logística y fiscalización necesarias.

"Si se fragmenta el voto opositor, el oficialismo puede ganar y terminaríamos teniendo cuatro años más de kirchnerismo", analizó el ex radical Carusso, sumándose a algo que Posse también había deslizado semanas atrás, a saber, la posibilidad de realizar una interna opositora que abarque a los candidatos más competitivos.

En realidad, la propuesta de Posse fue un tanto más atrevida y sugestiva. Hablaba de una fórmula conjunta entre Macri y Massa, pero con una salvedad importante: que el Jefe de Gobierno porteño encabezara esa boleta como el postulante presidencial y el tigrense fuera por la Vicepresidencia, virtualmente reconociendo que el primero llega mejor parado en los sondeos de opinión.

"El kirchnerismo mantiene un caudal de votos importante en todo el país", agregó.

"El Frente Renovador está solito en la Provincia de Buenos Aires y tiene un gran armado, pero a nivel nacional está teniendo falencias", repitió Carusso en diálogo con el programa radial Operativo Retorno y consideró además que "la dirigencia de la Unión Cívica Radical no ha sabido interpretar lo que está pidiendo la sociedad" para este año.
Regresar