Lunes, 16 de Diciembre de 2019

La tragedia de La Plata: "Hay mecanismos oficializados de ocultamiento de la verdad"

A casi dos años de las inundaciones, el autor del libro "Inundados La Plata: Lo que el agua no encubrió", Gabriel Prósperi, relató los percances que él mismo vivió ese día, el contacto con las otras víctimas y la polémica por la cantidad de muertes, con críticas para las autoridades gubernamentales, policiales y judiciales incluidas en su trabajo. "Existe un alto grado de manipulación", sostuvo a Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

09-02-2015



"El libro consta de dos partes. Una es testimonial, personal, que es la que viví yo aquella madrugada. Quedé en la calle 16, en medio de eso estaba yo, con muchísima gente, padeciendo. No podía creer que La Plata se hubiera convertido en eso", contó el autor del trabajo, Gabriel Prósperi, que narró las penurias ocurridas en ese 2 de abril, cuando la capital bonaerense amaneció arrasada por el agua y murieron no menos de 89 personas.

"La posibilidad del libro nació de la madrugada del 2 de abril estando 12 horas a la intemperie, intentando volver a casa. La Plata estaba partida en dos por el cauce natural de un arroyo que dividió la ciudad en dos", comentó.

"Yo soy periodista, así que decidí meterme en lo que había pasado desde ese lado", agregó el escritor a Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"Pero me di cuenta que hacía falta algo más", confesó.

"Comencé un camino de indagación y me encontré con gente que había perdido mucho más que yo, un testimonio de lo que no puede suceder nunca más, esa es la primera parte", advirtió.

"La segunda parte, la investigación, es el trabajo de Soledad Escobar. Comenzó a movilizarse por comisarías de la zona, un trabajo de hormiguita", señaló.

Y allí hubo un párrafo especialmente dedicado a la cantidad de víctimas fatales, a causa de la inundación trágica. Porque si bien la Gobernación bonaerense informó que el número de fallecidos no pasado los 51 en total, investigaciones periodísticas -incluido el libro en cuestión, publicado a fines de 2014- y judiciales dieron cuenta de una cifra que, en realidad, treparía a no menos de 89.

Eso mismo es reconocido por fuentes cercanas a la causa, en estricto fuera de micrófono.

Prósperi definió esos como "mecanismos oficializados de ocultamiento de la verdad, saldos negativos de esta democracia que habrá que ir desasnando entre todos". Y acotó: "Según pudimos indagar, lo que hacían era contrastar los testimonios (que aseguraban haber visto más muertos) con otros testimonios, y allí quedaba todo" sin ser investigado debidamente.

"Lo central es la ratificación de la sentencia de Luis Arias por parte de la Cámara ya que, de alguna manera, esta decisión le lleva cierta calma a la comunidad sobre los que perdieron la vida durante la inundación", apuntó el periodista, que respaldó fuertemente la labor del magistrado, quien tomó cartas en el asunto de oficio y tuvo un enfrentamiento con el sciolismo.

"El costado negativo es que la Justicia no haya aceptado todavía la existencia de un plan de ocultamiento, y por otro lado bajó la medida cautelar del doctor Arias que había clausurado la morgue y hoy la morgue policial sigue funcionando como si nada hubiera pasado", fustigó y confirmó que su texto "intenta generar conciencia en la sociedad de que sucedieron en la actuación judicial y policial muchas irregularidades".

Y concluyó que, en casos como este, existe "un alto grado de manipulación" de las cosas, no sin antes considerar que algunos probablemente hayan sido "incitados a no decirlo públicamente".
Regresar