Martes, 22 de Enero de 2019

En nombre de la libertad Macri descuartiza una Ley por decreto

El gobierno nacional anunció la creación del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), que reemplaza y absorbe a la AFSCA y la AFTIC, pero además modifica la estructura y la competencia de la Ley de Medios. Broche de oro para la primera etapa de gobierno macrista de 2015 y moño para el regalo de Fin de año al grupo Clarín. Hasta ahora, todas las medidas fueron a favor de las empresas.

30-12-2015


"El jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunció hoy la creación del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), que absorberá las funciones de la AFSCA y de la AFTIC, y sostuvo que esta decisión del presidente Mauricio Macri marca el "fin de la guerra contra el periodismo en la Argentina y el comienzo de una nueva etapa" en el sector, a tono con los desafíos del siglo XXI".
Así justifica el gobierno nacional el DNU más controversial de los últimos días.

Según palabras del Jefe de Gabinete, "se termina la guerra del Estado con el periodismo", que es lo que evidentemente quieren hacer parecer de la Ley de Medios que con el nuevo DNU termina totalmente desmembrada y modificada.

Es además, un eufemismo bastante curioso el emparentar el "periodismo" a las empresas, cuando en realidad, si el único enfrentamiento que planteó la Ley fue el de ir contra los monopolios y la concentración de medios que permitían la conformación de grandes grupos cuyos intereses empresarios eran en realidad lo que hacían valer a través de las voces de sus medios.

Con el nuevo Decreto de necesidad y Urgencia cuya única necesidad y urgencia pareciera ser cumplir con las necesidades del grupo Clarín, el más ferviente enemigo de dicha norma, el gobierno de Mauricio Macri ya no sólo interviene el AFSCA, sino que lo fusiona con la AFTIC, y cambia por decreto una norma votada por amplia mayoría en octubre de 2009 y declarada constitucional por la Corte Suprema.

Así, Marcos Peña anunció esta mañana que dejarán de existir el AFSCA y AFTIC, ya que informó que se creará el "Ente Nacional de Comunicaciones" (ENaCom) que "absorberá las funciones" de los dos organismos, y que estará a cargo de Miguel de Godoy, el ex Secretario de Medios del gobierno porteño, salpicado por las denuncias de irregularidades en el otorgamiento de pautas publicitarias que se sospecha fueron apócrifas e involucra nombres como Fernando Niembro. De Godoy dependerá del ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad.

En una conferencia de prensa en Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, lanzó que durante la gestión kirchnerista hubo una "guerra contra el periodismo" y resaltó que con el presidente Mauricio Macri "hoy se termina" esa visión.

A la vez, Peña señaló que el Enacom "tendrá representación parlamentaria" y estará presente la oposición, tal como ocurre con los dos entes que resultarán absorbidos, AFSCA y AFTIC. De esta forma, a partir del lunes, cuando se debería publicar en el Boletín Oficial el DNU, cesará la intervención a sendos organismos.

También indicó que habrá una comisión bicameral del Congreso, como ya existe ahora, "para discutir una nueva ley de comunicaciones que integre las dos leyes para que haya un marco normativo del siglo XXI".

Asimismo, el jefe de Gabinete dejó en claro que la desconcentración de medios, algo promovido por los propios estándares de libertad de expresión de la OEA, no figura en los objetivos de la nueva normativa y la calificó de "eufemismo" para "el disciplinamiento" de los medios.

"La desconcentración no tiene que ser central, tiene que ser la competencia, la apertura en un marco más amplio de inversión", resaltó el funcionario macrista. Lo que no explicó es, en esa lógica, quién podría competir con un monstruo de la magnitud del grupo Clarín, más aun, cuando en materia de comunicaciones es el Estado el que otorga las licencias.

A su vez, advirtió que se pasará a un "escenario de mayor austeridad y transparencia" en relación al manejo de la pauta oficial, para la cual trabajará en conjunto con la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, otros dos distritos gobernados por Cambiemos.
"Hoy comienza una política pública de comunicación del siglo XXI, con una mirada en la que todos los argentinos puedan acceder a servicios de Internet, telefonía y cable con pluralidad, competencia y modernidad", planteó el funcionario y anunció que se buscará "una nueva ley de comunicaciones que integre las leyes de medios y de tecnología de la comunicación, para tener un marco normativo del siglo XXI".

"Es importante que se dé un marco de discusión para una nueva ley que integre a ambas leyes, elimine contradicciones, y que todos los argentinos estén conectados y tengan una mayor pluralidad de voces", indicó.

Siguiendo esta línea, Peña defendió la utilización de un nuevo DNU: "es una herramienta constitucional", subrayó. Si bien es una herramienta que fifura en la Constitución, está siendo utilizada inconstitucionalmente porque las propias reglamentaciones y la Constitución fija los límites a la utilización del DNU. Si el Presidente tuviese la facultad de gobernar mediante DNU en todas las materias y sin restricciones, Argentina no sería una República, sino una monarquía.

En tanto, Peña, dijo que "el presidente Mauricio Macri tiene la concepción de que el periodismo tiene que ser independiente y crítico". No se entiende entonces las presiones del gobierno nacional a C5N para que echara al periodista Roberto Navarro, quien efectivamente estuvo unos días sin aire y fue repuesto gracias a la presión que este papelón generó.

LOS PRINCIPALES PUNTOS

Unificación de organismos:
Según el anuncio, el Gobierno fusionará la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) y la Autoridad de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Aftic) en un único ente que regulará las comunicaciones.

Del ensamblaje de estos dos organismos saldrá el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), que será presidido por De Godoy con el fin de regular a todos los actores de la comunicación a través de un sólo ente. Telecomunicaciones y medios audiovisuales serán regidos desde el Enacom.

El nuevo organismo tendrá siete miembros, cuatro postulados por el Poder Ejecutivo y tres por las tres principales fuerzas con representación en el Congreso.

Las licencias:

Otro de los puntos clave de la decisión es que se modificarán algunos artículos de la Ley de Medios para permitir la transferencia o venta de licencias y eliminar los topes de la televisión por cable para que puedan operar en más de 24 localidades.

Sin embargo, este punto no fue del todo detallado y habrá que esperar a que el decreto sea publicado en el Boletín Oficial.
Del mismo modo, elimina de la competencia de la Ley de Medios al cable, otro de los puntos que requería Clarín porque le generaba incompatibilidad. Si no está regulado por la Ley de Medios le permite continuar teniendo el 80 por ciento del mercado sin inconvenientes.

Comisión bicameral:

También se anunció la creación de una comisión bicameral de seguimiento de las modificaciones, que deberán ser refrendadas por el Congreso Nacional.

La tarea central será estudiar la posibilidad de una nueva iniciativa que unifique la ley de servicios de comunicación audiovisual y la de tecnología e información.

Nueva Ley de Comunicaciones:

La comisión bicameral deberá presentar una propuesta de ley que unifique a la Ley de Medios con la Ley Argentina Digital de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

"Mientras se dé el marco de discusión de una nueva ley, defenderemos y haremos que se cumplan" las actuales leyes, dijo Peña en Casa de Gobierno. Algo que a juzgar por los anuncios de desmembramiento y modificaciones está claro que no va a ocurrir, dado que los mismos anuncios y decretos hacen incumplir la Ley vigente.



Regresar