Martes, 22 de Enero de 2019

Crean "liga de Intendentes" peronistas

Varios Intendentes de origen peronista conformaron, de hecho, una alianza que pone el eje en la gestión y en la articulación que necesitan tener con el gobierno de María Eugenia Vidal y Mauricio Macri, pero también hay planteos partidarios de cara a 2017 y críticas por los resultados de 2015.

29-12-2015



La excusa es la gestión. La necesidad, es que la unión haga la fuerza y que los reclamos en conjunto tengan más énfasis y sean tenidos en cuenta con más facilidad.
La realidad, es que no escapa a una movida que podría comenzar a delinear la renovación que se debe el peronismo y que muchos piden sobre todo, desde que el FpV perdiera la elección nacional y dejara la provincia de Buenos Aires en manos de la oposición, algo que no ocurría desde 1987.
Todos comparten varios puntos en común: son jóvenes; cuentan con apoyo popular, manejan territorio y no reniegan ni de Cristina Kirchner ni de Daniel Scioli, pero tienen críticas para ambos.
Los primeros en anotarse en el grupo son Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Ariel Sujarchuk (Escobar), Gustavo Menéndez (Merlo), Juan Zabaleta (Hurlingham), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Juan Pablo de Jesús (Partido de La Costa).

La primera acción conjunta fue reclamar al ministro de seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, que no desprotegieran los distritos para enviar más efectivos al Operativo Sol, algo que el flamante funcionario prometió cumplir.

Pero más allá de la gestión, también hay lineamientos políticos, y posicionamientos en los que buscan diferenciarse de los históricos barones del conurbano (mayormente peronistas, pero críticos del kirchnerismo) tanto como de algunos nuevos Jefes comunales que llegaron de la mano de la Cámpora.

Lo que los diferencia también, es que hacen y piden autocrítica.

A Cristina Fernández de Kirchner le critican la manera en que se armaron las listas de legisladores nacionales y provinciales. Incluso, le critican más la conformación de las nóminas de legisladores bonaerenses en las que se rompió la tradición de incluir nombres con sentido de pertenencia de cada uno de los distritos, lo que para los Jefes comunales se traduce en nombres con vínculos con los Intendentes, que atiendan y lleven sus reclamos a la Legislatura, pero también que sirvan como parte de la negociación política que suelen hacer los Jefes comunales a la hora de discutir alguna norma de trascendencia.

"Cristina se dedicó a ser la jefa de La Cámpora, que hegemonizó las listas. Eso perjudicó a los distritos porque los legisladores no interactúan con los intendentes. Y eso se notó en el presupuesto bonaerense", ejemplifican.

Pero también hay críticas para Daniel Scioli. Al ex mandatario provincial y ex candidato presidencial le adjudican "falta de conducción".

"Entregó todo, no defendió a los intendentes. También se dejó poner el candidato a gobernador en su propio distrito, y se perdió la elección", se quejan. Y con esto se refieren a la falta de estructura político partidaria propia como causa o como consecuencia de la imposición de los candidatos en todos los niveles, por parte de Cristina Kirchner.

Por ahora, sólo muestran unidad para pedidos de gestión y un atisbo de armado político en el que transitan por el camino del medio: ni ultra kirchneristas ni ultra sciolista ni cerrarle la puerta a quienes quieran ingresar.

Su distancia con colegas a los que denominan "kirchneristas acríticos" es por la falta de autocrítica. "Por algo se perdieron las elecciones", dicen, y adelantan que, si para 2017 las listas las van a integrar sólo militantes de La Cámpora o el Movimiento Evita, no las van a apoyar. "Por algo perdimos. Si todo sigue igual, vamos a volver a perd

Regresar