Lunes, 16 de Diciembre de 2019

Ya no tiene gracia: El massismo perdió a otra senadora

La que pegó el portazo es, esta vez, Diana Larraburu, prima de Dámaso Larraburu, el dirigente bahiense que declinó su candidatura a Intendente en el municipio de la Sexta Sección Electoral esta semana. El bloque massista quedó con 10 integrantes cuando, hasta diciembre, contaba con 20.

18-09-2015



El Frente Renovador volvió a sufrir una baja en la Cámara de Senadores, que fue su mayor plataforma hasta fines del año pasado, y ahora quedó lejos de la primera minoría. Sucede que en la últimas horas, la senadora provincial Diana Larraburu comunicó que no integrará más el bloque massista dentro del cuerpo.

Cabe recordar que la legisladora faltó a la sesión del último jueves y que pidió una licencia especial para ausentarse.

Pero lo cierto es que, además, también adelantó su destino: integrará la bancada "Perón y Jauretche" conformada por otros dos ex massistas que pegaron el portazo este año, nada menos que el ex Intendente de Avellaneda y ex líder de La Juan Domingo, Baldomero Álvarez de Olivera, y su par Patricia Segovia, cercana a Darío Giustozzi.

Es importante mencionar que Larraburu es prima hermana de Dámaso Larraburu, el histórico dirigente de Bahía Blanca que, esta misma semana, rompió con el massismo y declinó su candidatura a jefe comunal del distrito. Si bien los motivos no están claros, Dámaso llevaba tiempo disconforme con la fuerza y la salida cayó como baldazo de agua fría: la Junta Partidaria resolvió que el postulante será el perdedor de las primarias, Hernán Becaris.

Sobra decir que Larraburu había tenido una pobre performance en los comicios de agosto, donde apenas llegó a los dos dígitos y finalizó en tercer lugar. Y que históricamente nunca fue un dirigente con apoyo o votos propios; sí, en cambio, un hombre importante dentro del sistema político bahiense con un nivel de gravitación en las internas peronistas que, durante las dos últimas décadas, permitieron su adaptación a los vientos de cambio.

De ahí que Sergio Massa confiara en él todo el armado de la Sexta Sección Electoral dos años atrás, una apuesta que dio resultados iniciales pero ahora encuentra límites: así como sirvió para la confección de listas, cuando tuvo que encabezar una y jugar él mismo en la boleta, su postulante no rindió los frutos esperados.

La realidad marca que el FR quedó con apenas 10 senadores en la Cámara Alta. Eso es menos de la mitad del total que tenía hasta diciembre de 2014, cuando ostentaba la primera minoría.

En efecto, el bloque massista ascendía a 20 miembros en total en un recinto que integran 46, es decir que estaba a tres hombres del quórum propio. El Frente para la Victoria tenía 19 integrantes propios y superaba a esos 20 con la suma de dos aliados que, técnicamente, no conformaban la tira oficialista: Mónica Macha (Nuevo Encuentro) y Mario Ishii (PJ-Néstor Kirchner).

Ahora, la realidad es distinta porque así como el FR sólo cuenta con 10 senadores, el FpV recuperó la hegemonía que tenía en 2012. Y más aun, sumando a los aliados de "Perón y Jauretche" y el monobloquista Alfonso Coll Areco, el oficialismo supera largamente la mayoría propia y tiene autonomía para aprobar virtualmente cualquier proyecto de ley.
Regresar