Viernes, 6 de Diciembre de 2019

El sciolismo, con más definiciones: "La Argentina puede sostener su crecimiento sin devaluar"

El miembro de la Fundación DAR, Sergio Woyecheszen, explicó los lineamientos que prepara el equipo de Daniel Scioli para el desarrollo a largo plazo. Fuertes críticas a la oposición y definiciones tajantes. Dice que avanzan en "una agenda muy fuerte de transformación de la estructura productiva argentina", en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

01-09-2015



Falta poco para las elecciones y la coyuntura política absorbe, naturalmente, casi todo el debate.


Ahora bien, la discusión de fondo para por la economía, el desarrolla y cómo hace Argentina para superar los cuellos de botella que padece desde hace décadas. Determinar cuándo comenzaron tal vez sea una tarea titánica; alcanza con saber cuáles son y ver el tipo de propuestas para superar uno de los problemas madre, básicamente la falta de divisas para importar los componentes que necesita su industria.


Uno de los equipos que trabaja en esta y otras temáticas, calibrando los pasos a seguir en caso que Daniel Scioli gane los comicios de octubre, es la Fundación Desarrolla Argentino (DAR) apadrinada por José Scioli, hermano del candidato oficialista. Y uno de sus miembros, Sergio Woyecheszen, explicó algunos de los lineamientos que preparan mirando en el corto, mediano y largo plazo.


La interpretación es que Argentina, con recurrencia, encuentra problemas de competitividad y la receta más habitual a ese avatar es la devaluación. Devaluación que mejora los márgenes de exportaciones para las materias primas, aumenta el ingreso de divisas, una parte de ese caudal va a las arcas públicas vía recaudación y financia a otros sectores, sobre todo cuando los precios de las commodities van en alza.


Cuando eso cae, cae el resto. Y en el medio, el salario de los trabajadores también entra en desgracia como pasó en 2002 cuando la devaluación aplicada por Eduardo Duhalde -que puso fin a la convertibilidad- generó una inflación del 40 por ciento, licuó los salarios de toda la población y la pobreza pasó de 37 a casi 54 por ciento en tiempo récord.


DAR, una de las usinas sciolistas más importantes, propone una salida por arriba. Mejorando la infraestructura, la inversión en investigación y desarrollo, generar las condiciones para aplicarla a la producción, conservar el poder salarial y recuperar algunas industrias que consideran claves como la marina mercante o potenciar el sector automotriz en alianza con Brasil, el gigante vecino que juega un rol tan importante en este lado del mundo. Al menos eso explica Woyecheszen.


"Lo que pretendemos es quebrar con 70 años de idas y venidas respecto a esto. Porque a la Argentina desde que decidió apostar a la industrialización, por el mercado interno en la década del 40, le es muy difícil sostener un proceso de crecimiento, generar empleo y distribuir ingreso. En su momento cada menos tiempo, hoy un poquito más. Pero siempre chocás contra una misma pared, que es la escasez de dólares", analizó.


"La oposición plantea que lo mejor es frenar, bajar un poquito la demanda, ajustar un poco, lo que implica menos salarios y menos gastos público para evitar que muchos de esos dólares se te vayan en importación. Daniel Scioli nos ha pedido desde finales del 2013, fue decir "Bueno, en vez de rompernos la cabeza adentro del laberinto, salgamos por arriba". Sostener la demanda, esto es empleo, gasto público, plata en el bolsillo de la gente, y al mismo tiempo avanzar en una agenda muy fuerte de transformación de la estructura productiva argentina", diferenció el especialista en un interesante diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio y aseguró que un punto crucial de su iniciativa es "mantener los salarios y el poder adquisitivo de la gente".


En otras palabras, el equipo de Scioli descarta cualquier posibilidad de devaluación a partir de diciembre, toda una definición camino a la sucesión, tomando distancia de otros espacios.


"Si frenamos, echamos todo por la borda. Mauricio Macri y Sergio Massa lo plantean de forma moderada y algunos de sus asesores lo dicen de manera más bruta", siguió.


Otro eje pasa por agregar más valor a la producción primaria. "Argentina agrega poco valor a las materias primas. Entonces vos exportás en bruto muchas materias primas y eso implica menos dólares que te ingresan; el campo era el único sector al cual se apostaba. Con marchas y contramarchas seguimos en esa lucha. Recuperamos un camino que no debimos abandonar nunca, hemos recuperado una buena parte de ese camino y hoy estamos en esa encrucijada de si frenamos y echamos todo por la borda, como de forma solapada Mauricio Macri y Sergio Massa plantean", sostuvo.


También defiende el nivel de gasto público, a pesar que el país arrastra con un déficit fiscal de varios años, de manera creciente. "El gasto público es el Estado en la economía y buena parte del gasto público es gasto social. La oposición supone que el gasto público enciende la demanda, recalienta la demanda y ante una oferta que no se modifica eso genera inflación. Buena parte de ese gasto es asignación universal, subsidios, acceso al Procrear, entonces que le digan a esa gente, sus beneficiarios, que ese mango es el que genera inflación", indicó.


"La segunda parte es exactamente, por un mercado interno que, si bien ha crecido, es insuficiente para hacer algunas inversiones y además la industria depende muchísimo de las importaciones de partes y piezas para poder crecer. El ejemplo paradigmático es el automotriz, donde el contenido de partes y piezas es del 25 por ciento. ¿Cómo salimos de ese apoyadero, que nos lleva cada 8 o 9 años a chocar contra la pared? Nosotros decimos "No muchachos, hay una pared vamos a saltarla". Es Scioli que se sienta con Lula y dice "Bueno tenemos un mercado de 5 millones de autos", eso da una proyección de producción de autopartes bárbaro, podríamos dar empleo a 40.000 personas. Lo mismo con la marina mercante, con escala para pensar en aceros especiales, recuperar las grandes producciones de acero para la industria naval argentina. Si a eso sumamos lo que mencionábamos al principio, avanzar en maquinaria agrícola y demás. Ahí ya tenés para darle escala a la electrónica. Hay enormes posibilidades de avanzar en una nueva industria electrónica. Pensamos que de acá a los próximos años, tenemos que pensar en la creación de 400.000 pequeñas y medianas empresas", resumió.


"Esas son las soluciones que requiere la Argentina. Me parece que de cara a una elección, estamos en un año bisagra a nivel internacional, caen los precios de las commodities. Y a nivel local lo mismo, estamos en esta discusión de cómo mantenemos el crecimiento y lo único que te plantea la oposición es devaluación, baja de salarios y ahora esto de las elecciones", continuó.


"Y la devaluación ya sabemos los resultados. Es compensar tu falta de productividad con una depreciación fuerte de tu moneda. La contrapartida de esto son salarios más bajos. El extremo son los países asiáticos. El gran modelo era exportar barato. Bueno, en Argentina podemos vivir bien, somos 40 millones de argentinos", mencionó.


"Tenemos que fortalecer a los pequeños productores, facilitarles el acceso al crédito, lograr que se junten, generar mecanismos de comercialización, fijar precios de referencia, utilizar al Estado para sostener el precio porque, si no, queda preso de la misma trampa. Son soluciones de más largo aliento, más fuertes que una sola medida. Estamos hablando de un plan de desarrollo", recalcó.


"La Argentina puede sostener su crecimiento sin devaluar, y protegiendo el mercado interno y protegiendo el salario. A eso los invitamos, me parece que la Argentina necesita ese tipo de debate", concluyó.


A los interesados, pueden descargar su plan integral: http://www.desarrolloargentino.org/


Regresar