Sábado, 25 de Mayo de 2019

Ciudad: Larreta es el nuevo Jefe de Gobierno pero ganó por ajustado margen

El candidato del PRO obtuvo el 51,64 por ciento de los votos contra el 48,36 por ciento de Martín Lousteau, en una reñida definición. Los votos en blanco fueron del 5,05 por ciento. Mauricio Macri disimuló la estrecha diferencia con un discurso de proyección nacional, en un marco de festejo dentro de su búnker. Lousteau dijo que será una oposición "constructiva".

20-07-2015



La segunda vuelta en la Ciudad de Buenos Aires indica que, finalmente, el PRO conserva su distrito de cabecera y que Horacio Rodríguez Larreta es el nuevo Jefe de Gobierno porteño tras ocho años de Mauricio Macri, ahora lanzado a su aventura presidencial. Será su reemplazante a partir de diciembre y marcará el tercer período consecutivo de ese espacio.

Sin embargo, la diferencia entre el ganador y su rival del frente ECO, Martín Lousteau, fue más ajustado de lo previsto por las encuestas en los días previos, en un fracaso más. Con el 99,9 por ciento de las mesas escrutadas a esta hora de la mañana, Larreta acumula el 51,64 por ciento de los votos mientras el ex ministro de Economía en la era k asciende a un 48,36 por ciento, es decir, poco más de tres puntos.

Hubo, en total, 5,05 por ciento de votos en blanco.

El flamante alcalde porteño festejó en el búnker macrista por excelencia, lleno de color como ocurre en estas circunstancias y un marco colorido pese a que los guarismos no fueron los pretendidos. "Trabajamos para todos por igual, agradezco a quienes nos votaron y a los que no. Quiero agradecer también especialmente a Martín Lousteau, que hizo una excelente elección y recién me llamó para felicitarme", indicó Larreta.

"Es un enorme orgullo que los porteños nos sigan apoyando en esta transformación. Un agradecimiento enorme a Mauricio Macri que mostró que en Argentina se puede transformar la realidad que va a llevar la esperanza de cambio a partir del 10 de diciembre", agregó el actual Jefe de Gabinete en la Capital Federal, acompañado no sólo por Macri sino las principales figuras de su equipo, entre ellas María Eugenia Vidal, precandidata a Gobernadora bonaerense.

"Vamos a seguir mejorando la calidad de la escuela pública y lograr el objetivo de ser la mejor en Latinoamérica, donde nuestros hijos no sólo adquieran las herramientas de trabajo sino que tengan una plena formación como personas", subrayó y también habló de generar un "sistema de salud cada vez más cerca de la gente".

Macri tomó la palabra minutos después pero su discurso, naturalmente, estuvo centrado en sus proyecciones nacionales. "Después de dialogar con tantos argentinos, creo que he crecido. Creo en una política distinta, de esperanza, no de miedo y resignación. Creo en la solidaridad y en el trabajo en equipo", recalcó.

"Es un país tan rico como la Argentina es inaceptable la pobreza. Sueño con un país donde no haya pobres que sean manipulados por la política. Va a ser prioridad terminar con la pobreza en la Argentina", agregó.

Lousteau, por su parte, alternó críticas con momentos de cordialidad hacia sus rivales. "Vamos a ser una oposición constructiva", prometió.
Regresar