Martes, 15 de Octubre de 2019

Aníbal dijo que Randazzo no será candidato a nada

Tras confirmarse que Daniel Scioli competirá con Carlos Zannini como candidato a Vicepresidente en las elecciones, el Jefe de Gabinete confirmó que Florencio Randazzo "desistió de la candidatura presidencial". Ayer estuvo reunido con Cristina Fernández de Kirchner. Había rumores de que se bajaría y dudas por su futuro. Hoy Aníbal Fernández da las primeras claves. Horas de definición en la cúspide del Frente para la Victoria.

18-06-2015



A dos días para la definición de las listas electorales y candidaturas, el grueso del kirchnerismo vive momentos de definiciones importantes. Como pocas veces en años recientes, la noticia de Daniel Scioli sacudió el tablero de la política local luego de anunciar que pidió a Carlos Zannini, secretario de Legal y Técnica, como compañero de fórmula.

Algunas voces afirman que el hombre de Santa Cruz, vinculado a Néstor Kirchner y Cristina Fernández desde el primer momento, está ahí para controlar y condicionar un eventual Gobierno del Mandatario provincial. Nada más alejado de la verdad: en el entorno de este último aseguran que fue idea de él y que esto, en realidad, termina de validarlo como hombre fiel a las huestes del oficialismo.

No es que Scioli no haya dado muestras de fuerte alineamiento; su apoyo a la conducción de la Casa Rosada, en estos doce años, habla por sí solo. Pero es cierto que algunas vertientes de los sectores ultra k, como algunos espacios de Unidos y Organizados o los intelectuales de Carta Abierta, siempre tuvieron cierta dosis de resistencia hacia su persona.

Con la incorporación de Zannini, todo eso queda definitivamente zanjado.

Y abría un abanico de problemas para el ministro de Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, cuyo mayor capital político era lastimarlo a Scioli y hacer mella en su supuesta falta de "pureza": desde que anunció su postulación presidencial para las primarias de agosto, el oriundo de Chivilcoy no expuso ninguna propuesta ni trazó otro eje de campaña que diferenciarse de su rival.

Toda esa armadura política fue sepultada por la jugada de Scioli, a quien -paradójicamente- minimizaba y tildaba de "motonauta", por su pasado en el mundo del deporte, y ahora terminó de consolidarse como político de raza.

El futuro de Randazzo era probablemente la única incógnita que Balcarce 50 tiene por resolver hasta el día sábado. Y por eso el ministro estuvo reunido con CFK y funcionarios de primera línea a la tarde del miércoles, sin que hubiera mayores trascendidos oficiales: la Presidenta de la Nación pidió que bajara su candidatura.

Randazzo comunicará su decisión este jueves pero Aníbal Fernández ganó de mano y adelantó los tiempos. "Desistió de participar como precandidato a Presidente de la Nación y no ha querido participar como candidato a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires. No obstante, sigue como ministro", anunció.

Scioli también opinó

Los encuentros y reuniones continuaron hasta tarde, ayer en la Casa Rosada, y Scioli fue uno de los protagonistas. "Son cuestiones que decide la conducción de nuestro partido. No voy a hacer comentarios por respeto a él y por las aspiraciones de todos los compañeros", explicó y agregó que "son condiciones que en las próximas horas se oficializarán".

También desmintió que Zannini vaya a ser su segundo para ejercer control o presiones de distinto tipo durante un hipotético mandato. "Me subestiman. ¿Ustedes piensan que un hombre de la trayectoria, de la inteligencia de Zannini, puede no tener un espíritu de colaboración, de responsabilidad?", preguntó Scioli, siempre a la salida de la cumbre en Casa de Gobierno.

"No le quieran dar una lectura distorsionada", pidió.
Regresar