Jueves, 19 de Septiembre de 2019

ATE vuelve a parar en la Provincia

El gremio de estatales comenzó una huelga este lunes. La medida de fuerza seguirá el martes, ya en sintonía con el paro nacional que proponen la CTA Autónoma y las vertientes críticas de la CGT. Los bonaerenses piden "salarios dignos, derogación del Impuesto a las Ganancias en los sueldos, estabilidad laboral y políticas sociales inclusivas", según explicó su titular, Oscar De Isasi.

08-06-2015



Los trabajadores estatales enrolados en el gremio ATE arrancan, este lunes, un paro de 48 horas en total. La medida de fuerza apunta a "reclamar salarios dignos y la derogación del Impuesto a las Ganancias en los sueldos", señalaron en un comunicado, advirtiendo que esto va en sintonía con el paro nacional de las centrales obreras más críticas del Gobierno, prevista para el día de mañana.

Cabe recordar que para el mediodía, ATE Provincia acompañará la protesta convocada por la CTA Autónoma que conduce Pablo Micheli y tendrá su centro en el Ministerio de Trabajo de la Nación, a cargo de Carlos Tomada.

"En la huelga de 48 horas que se inicia mañana se reclamará por salarios dignos, derogación del Impuesto a las Ganancias en los sueldos, estabilidad laboral y políticas sociales inclusivas", explicó el secretario general del gremio, Oscar De Isasi, y afirmó que no descartan "avanzar para torcer el rumbo de las políticas de ajuste y en construir unidad" de su sector.

"En el caso de la Provincia de Buenos Aires, la política salarial debe cambiar el rumbo, ya que los sueldos están muy por debajo de lo que necesitamos los estatales, todavía son miles los trabajadores que desarrollan sus tareas de manera precaria y hay déficit de personal en áreas críticas como salud, educación y niñez", resumió el dirigente gremial.

Cabe recordar que el sindicato atraviesa un duro conflicto histórico con el Gobierno bonaerense por problemas salariales y diferencias a la hora de cerrar las paritarias, como pasó, sin ir más lejos, este mismo año. Sucede que las autoridades bonaerenses cierran las negociaciones con la disidencia de ATE y el aval, por otro lado, de los dos otros sectores, UPCN y FEGEPPBA.

Efectivamente, los tres (ATE, UPCN y FEGEPPBA) son convocados a la mesa de conversaciones cada año, generalmente en febrero. La tropa de De Isasi, por lo general, rechaza todas las ofertas de aumento acercadas a la paritaria, pero los otros dos actores muestran un perfil históricamente más conciliador: UPCN -que conduce Carlos Quintana, cercano a Daniel Scioli- acepta las propuestas de la provincia, mientras que FEGEPPBA va en la misma dirección.

Eso pasó en marzo último, cuando tanto UPCN como FEGEPPBA aceptaron los montos ofertados por la gestión de Scioli, pero ATE no. El ministro de Trabajo, Oscar Cuartango, aprovechó para cerrar la discusión por mayoría y dejó a los hombres de ATE con la sangre en el ojo, que iniciaron un plan de lucha en las semanas posteriores, sin demasiada suerte.

Con el paro nacional a cuestas, ATE vuelve a la carga y pone todas sus banderas en agenda nuevamente.
Regresar