Jueves, 18 de Julio de 2019

De Narváez vuelve a apuntar: "Hay gente que prefiere el dedazo"

El precandidato a Gobernador del massismo apuntó, sin mencionarla, a su rival Mónica López, que salió a reflotar críticas en las últimas horas. Hizo estallar esa interna nuevamente, reducida a estos dos postulantes.

22-05-2015



El precandidato a Gobernador bonaerense del Frente Renovador, Francisco De Narváez, salió a responder algunos de los cuestionamientos esgrimidos por el sector de Mónica López, que busca el mismo sillón y en la misma fuerza, y su esposo, el petrolero Alberto Roberti. Estos dos últimos habían sugerido, hace una semana, la posibilidad de conformar una fórmula conjunta para la elección en la provincia pero el primero dejó en claro que eso no sucederá.

López y Roberti, entonces, cargaron con todo y redoblaron las críticas contra su adversario interno, antes aliado y compañero de andadas.

El "Colorado", ni lerdo ni perezoso, puso los puntos y contestó -en el fondo confiado en los números que marcan las encuestas, donde marcha favorito para ganar el chico massista sin problemas-. "El Frente Renovador es una fuerza nueva. Se están acomodando las distintas posiciones. Me parece que hay gente, en todas las fuerzas, que no quieren aceptar las decisiones del electorado", apuntó.

"Prefieren el dedazo, y esto en el Frente Renovador no va a existir", siguió.

"Si se quiere competir, hay que ir a la interna", sentenció el diputado nacional, cerrando cualquier puerta a un entendimiento.

Es lo mismo que ocurría, por caso, con Darío Giustozzi. El ex Intendente de Almirante Brown fue el primero en lanzarse como postulante a la Gobernación bonaerense, trabajó más de un año para instalarse pero su candidatura jamás rindió acorde a sus expectativas, incluso cuando Sergio Massa iba primero en los sondeos y todo parecía viento en popa.

Con el derrumba de Massa en las mediciones y el ingreso de De Narváez a principios de este año, la situación de Giustozzi cambió radicalmente. De ahí que no sorpresa su alejamiento, confirmado hace menos de dos semanas, y las intenciones de reincorporarse a las filas del Frente para la Victoria, que dejara en junio en 2013.

La figura de De Narváez, ciertamente, desplazó a las otras en el seno del massismo. Otro que también tenía ganas de competir para Gobernador en las PASO era Felipe Solá, ex Mandatario provincial por seis años, pero desistió teóricamente por falta de fondos y recursos para sostener el vértigo de una campaña como la que aparece en el horizonte.

Por último, también es importante mencionar que De Narváez tenía excelente vínculo con la dupla López-Roberti hasta comienzos del 2013, época en que el matrimonio pega el portazo para empezar a trabajar en conjunto con un Massa que llegaba con grandes expectativas a la elección legislativa. Antes de eso, Mónica fue la candidata a Vicegobernadora de De Narváez en los comicios del 2011.

Demás está decir que ni López ni Roberti creyeron nunca que su ex socio iba a estrechar lazos con el tigrense algún día y que, sin desearlo, iban a compartir espacio nuevamente.
Regresar