Viernes, 6 de Diciembre de 2019

Massa, Biografía No Autorizada: "El libro es prematuro porque el proyecto de Massa es prematuro"

Diego Genoud acaba de publicar el libro que cuenta y muestra al precandidato presidencial en sus distintas facetas, con entretelones de los más variados: su vínculo con el empresariado, especialmente Jorge Britos pero también Eduardo Constantini y los Bulgheroni, además de su ligazón tanto con periodistas como los dueños de sus medios. El modelo de las cámaras de seguridad, casi su marca registrada, ocupa un lugar central. Como también la presencia de narcotraficantes en el Delta. Un texto imperdible que Genoud repasó en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

13-04-2015



El libro, que salió a la venta hace pocos días, cuenta detalles sobre la vida política de Sergio Massa en todas sus dimensiones, desde los comienzos a su vínculo con el empresariado, su trato con los periodistas y medios más importantes del país, la negativa del Papa a recibirlo en el Vaticano, su modelo de seguridad en Tigre, además de las ambiciones personales que condensará, este año, con su candidatura presidencial.

"El libro yo lo terminé los últimos días de diciembre, el libro es prematuro porque el proyecto de Massa es prematuro", avisa el periodista Diego Genoud, conocido por su participación como columnista político en el programa Plan M, su participación en el diario Perfil, la web La Política Online y que ahora, además, salta a la fama con su polémico "Sergio Massa, la Biografía No Autorizada".

Una de las vetas más importantes es la conexión del tigrense con el poder económico, tal vez su mayor carta de presentación mirando a las elecciones de 2015. "Va a tener una relación privilegiada, si llega al lugar que quiere, con los poderes económicos. Busca sentarse con el poder económico a discutir o escuchar sus demandas en función de su proyecto presidencial", afirma Diego.

El trabajo aborda, por ejemplo, su lazo con Jorge Britos, el banquero más importante de la Argentina. "En cuanto a la pregunta de los negocios, de los empresarios amigos, me parece que los tiene. Podemos decir que es Jorge Britos, el dueño del Banco Macro, presiente de la Asociación de Bancos de Argentina y que es un jugador de relieve desde hace varios años. Y que tiene una relación de amistad con él desde hace varios años y con quien estuve charlando, y me aportó varios datos sobre cómo es ese vínculo", relató.

"Él tiene vínculo con todo el poder económico. Él ha estado sentado con Paolo Rocca, el dueño de la multinacional más grande de Argentina, de Grupo Techint. Él ha llegado a los Bulgheroni a través de Mario Das Neves, que les entregó una prórroga de 40 años del yacimiento petrolero más grande del país, que es el Cerro Dragón, y bueno, Das Neves tiene la posibilidad cierta de ser el Gobernador otra vez. Y ahí va a tener que entenderse con los Bulgheroni", reveló.

Aunque probablemente el rol más destacado y preponderante en el libro quedó reservado para el multifacético Eduardo Constantini, entrevistado por el propio autor. La entrevista resultó tan interesante y reveladora que fue desgrabada e incluida en su totalidad, con algunos puntos álgidos, como su confesión de que en el Delta viven narcotraficantes.

"Me gustó mucho esa entrevista, por eso la puse completa. Discutí con mi editor. Si bien yo voy desgranando lo que dice Constantini en el capítulo de la Miami del Conurbano, de los nuevos inundados como digo yo, ahí boy desgranando cosas. Pero me interesaba ponerla completa porque me parece que es el pensamiento de un empresario que tiene mucho poder, y que además es el dueño del MALBA, y que tiene una visión de la transición. Que va a empezar no cuando tengamos el nombre del nuevo Presidente, sino que ya empezó con la devaluación del 2014", confesó.

"Él reconoce que hay narcotraficantes en el Delta. Él se sorprendió mucho cuando Mi Sangre, el narcotraficante colombiano, salió en un reportaje diciendo que había elegido el Delta por seguridad. Y que él se quedó pensando si eso era bueno o malo. Hay gente de clase alta y media alta que elige el Delta, pero también lo eligen narcotraficantes y lo eligen lavadores de dinero, eso lo reconoce él", analizó.

"De hecho, Walter Mosca, que así se llama el arquitecto que construyó el Hotel Intercontinenal, está señalado y está investigado en la Justicia por el juez Alberto Santamarina, como responsable de haber lavado dinero. Ese hotel, construido en el corazón del Nordelta, lo levanta este arquitecto que está denunciado por lavar dinero. Es decir, que ese hotel está financiado con fondos del narcotráfico, es la sospecha de la Justicia y hay una causa judicial amplia, con mucha información", aseveró.

"Y hasta aparece el alcalde. No se lo nombra a Massa, pero sí hay un llamado de uno de los involucrados diciendo "Llamó el alcalde y nos avisan que hay un allanamiento". Esa es la información que hay, de la cual no hay dudas. La responsabilidad de Massa habrá que verla pero que no hay dudas, y lo dice el propio Constantini, es que el Nordelta está penetrado por narcotraficantes, colombianos por empezar, y que ellos dicen que no pueden hacer nada porque es territorio emancipado", continuó.

"Evidentemente Tigre, el municipio, y el Nordelta tienen una responsabilidad inexcusable. Eso es lo que yo le pregunto a él", completó.

"Es una entrevista extensa pero la puse completa, porque me parece que nos sirve para entender no sólo lo que pasa en Tigre sino de la transición política, la elevación de suelos, pero, bueno, para mí tuvo mucho valor", contó Genoud.

"También intenté una entrevista con Massa, que me la prometió varias veces, y después no me lo cumplió. Pero me interesaba su palabra, no para hacer un monólogo, sino en un concierto mayor. Me interesaba su palabra", sintetizó.

Massa y los medios de comunicación

"Él tiene ese vínculo, tiene vínculos con los periodistas pero cuando esos periodistas toman cierta distancia, una distancia crítica, o no se limita publicar lo que a él le interesa difundir, él tiene un reaseguro mayor con los dueños de los medios. Y eso le genera después cortocircuitos con los propios periodistas con los que se llevaba bien", indicó.

"A veces Massa se queja y llama directamente. A algún gerente de Radio Mitre, diario Clarín, el Grupo América o incluso a las revistas del Grupo 23 de Sergio Spolski", precisó.

La desigualdad, las cámaras y el modelo represivo de seguridad

Otro de los capítulos apunta a las cámaras de seguridad que, desde su llegada a la Intendencia en 2007, Sergio Massa transformó casi en una marca registrada a partir de su vínculo con Global View, la empresa de Daniel Hadad y Mario Montoto, dueños de los aparatos colocados en gran parte del distrito y que funcionan en sintonía con el Centro de Operaciones de Tigre, más conocido como COT.

Un modelo que Massa muestra como ejemplar pero que, en la práctica, reprime y hostiga a los ciudadanos que -a criterio de las autoridades- desentonan con los "encantos" del centro de la comuna. "Eso es algo que conocen muy bien los que siguen los temas del Conurbano, que se difunde mucho pero en círculos acotados. Es difícil trascender cierta cortina, cierto blindaje, mediático que tiene Massa y que tienen los promotores de la mano dura", opinó.

"Hoy es Massa, ayer fue Ruckauf, De Narváez o cualquier otro. Es difícil hacer una crítica", prosiguió.

"Intenté reflejar eso, describir cuál era el procedimiento de las cámaras. Y cómo le sirvió ese procedimiento a Massa para crear una fuerza política transversal, con visitas guiadas a intendentes de todo el país, no sólo del peronismo sino del radicalismo, el vecinalismo, el macrismo, o lo que se te ocurra", detalló.

"A todos los llevaba a esta especie de panóptico que es el COT y les mostraba cómo funcionaban esas camaritas. Y el que se iba de ahí, se iba con la certeza de que Massa eso lo tenía bien estudiado, cerrado, y que copiar ese modelo le iba a redundar en votos futuros", profundizó y acotó que el objetivo era "poder pensar esos temas", con Massa "casi como excusa" para pensarlos en el libro.

"Lo uso a Massa para discutir esos temas, tratando de pensar y propiciar una discusión, que es difícil", admitió.

"Creo que la Argentina no le encontró una respuesta distinta, que es caer en distintas variantes de la mano dura cíclicamente", concluyó.

El proyecto presidencial

"Él ya estaba ansioso, nervioso, enredado, digamos, en su propia ambición cuando arranca el 2014 cuando Cristina propone el Código Penal y sale con mucha furia a criticar ese Código Penal que, además, había sido elaborado no sólo por Raúl Zaffaroni, sino también por Ricardo Gil Lavedra, Federico Pinedo, León Arslanián. Sale a generar un impacto como para tratar de sostener su campaña en lo más alto, y eso, para mí, fue un error", señaló Diego, en diálogo con el programa radial.

"Eso tiene un impacto acotado, yo lo interpreto así y también puede ser materia de discusión. Tiene un impacto acotado ganar la tapa de los diarios uno o dos días, una semana, dos semanas", apuntó.

"Como yo lo defino en el libro, él es el más rápido en una baldosa. Es el que busca generar contradicción en los otros espacios políticos, cooptar a un tipo que parece de otra fuerza, él siempre genera ese efectismo, en eso es lo más rápido. Pero esta carrera, que es la carrera por un proyecto presidencial y la discusión sobre un proyecto de país, me parece que es un poco más larga y ahí me parece que su ansiedad, su voracidad por estar todos los días en los primeros planos, le juega en contra", resumió.

"Yo no lo subestimo, no lo doy por muerto, no digo que esté acabado, simplemente que quizá no sea la suya", insistió.
Regresar