Lunes, 16 de Diciembre de 2019

Ferraresi también cruzó a MI

"No lo vi cuando tenía que estar al lado de la Presidenta", disparó el Intendente de Avellaneda, que sumó su nombre a la seguidilla que, durante la última semana, marcaron sus disidencias.

13-04-2015


Mientras sigue la polémica en torno a Martín Insaurralde -que jugó cerca de Sergio Massa por más de un año y dio toda la sensación que cambiaría de bando a comienzos de 2015-, uno que salió a hablar es su par de Avellaneda, Jorge Ferraresi, el primer Intendente que asoma la nariz en la avanzada por marcarle el territorio. Ferraresi, que tuvo un vínculo fluido con él hasta ahora, tomó distancia y puso algunos peros.

"No lo vi cuando tenía que estar al lado de la Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner", toreó la máxima autoridad del distrito vecino.

"Tendrá que revalidar su posición. No es mi candidato porque no estuvo en los momentos que hubo que bancar este proyecto", reprochó Ferraresi y deslizó que "quizás tiene el formato de política de la década del noventa que fue cuando empezó su carrera" atado -cabe agregar- a la figura de Hugo Toledo, su antecesor en la comuna y suegro por más de una década.

El comentario de Insaurralde terminaba de graficar el cuadro de situación actual, donde una parte importante del oficialismo cargó y pasó factura por las vueltas que dio durante 2014. Sucede que el lomense jugueteó con la idea de acercarse a Massa y, si bien nunca habló del tema explícitamente, sí subrayó -en más de una oportunidad- que no eran tiempos de definiciones, dando a entender que estar en una u otra fuerza era virtualmente la misma cosa.

A comienzos de marzo, MI rompió el silencio y confirmó su apoyo a Daniel Scioli para las primarias del Frente para la Victoria. Esto es, que permanece en el redil donde está desde hace más doce años y no habrá cruce de vereda.

En el grueso del kirchnerismo, mientras tanto, interpretan que esa decisión no guarda convicción ni compromiso real alguno. Sino una especulación puramente anclada en los números: los sondes de opinión e intención de voto ubican a Massa largamente por debajo de su propia performance hace apenas ocho meses y marcan, en paralelo, un importante crecimiento del FpV en su conjunto, sobre todo en el Conurbano bonaerense.

Por eso no sorprende que el propio Jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández, haya salido a pegarle y en duros términos. "Se cagó literalmente en todo el mundo", arremetió el ex senador nacional y lo acusó, además, de "tener un vedettismo que quiere demostrar que el importante es él y no el peronismo" en su conjunto.

Era sólo uno. También se despacharon sus potenciales rivales camino a la Gobernación bonaerense, como Patricio Mussi, el Intendente de Berazategui, y especialmente Julián Domínguez, que es el titular de la Cámara de Diputados nacional y cuyos dirigentes más importantes -afincados en la Cuarta Sección Electoral- dieron a conocer un duro comunicado.

Sólo logró que una parte del sciolismo, Jorge Taiana y el Movimiento Evita enviaran un gesto. Por ahora, no parece alcanzar.


Regresar