Lunes, 19 de Agosto de 2019

Choque fatal en el Delta

Un hombre murió y su mujer fue herida de gravedad luego de ser embestidos en su canoa por un segundo vehículo, una lancha Tracker, que conducía un empresario de una inmobiliaria local, que rápidamente quedó en libertad. La indignación de los vecinos. Habla Mónica, que narra la sensación tras episodios como el de ayer.

09-04-2015



Un hombre murió y su mujer resultó gravemente herida en la zona del arroyo Gambado, tras ser violentamente embestidos por una lancha Tracker cuando iban en su canoa por el Delta, sobre el Río Luján. Ese fue el segundo accidente fatal en tan sólo seis días y la confirmación, para quienes viven ahí y frecuentan el lugar, de la impunidad que beneficia a los responsables de estas desgracias.

Este trágico hecho, en puntual, ocurrió poco después de las 13.30 y el conductor de la Tracker, Santiago Serantes (54 años), quedó rápidamente en libertad, causando indignación. Es que en la región trabaja y opera un equipo de Prefectura Naval, pero los oficiales de la fuerza hicieron la vista gorda y no aportaron demasiada información.

Y como Serantes no había consumido drogas ni alcohol, no tuvo problemas para ser liberado.

Pero la visión de los vecinos locales contrasta con esa decisión y apuntan a la situación de impotencia que, muchas veces, sienten con casos como este. "Estaba Prefectura, que no vieron nada. Estaban parados ahí, se hicieron los que no vieron nada", aseguró Mónica esta mañana, en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"Lo dejaron libre (a Cerantes), porque no tenía nada de alcohol ni drogas. Por eso lo soltaron", cuestionó la mujer.

"Los tipos estos tienen plata y pueden hacer lo que quieren. Este tipo, porque tiene plata, ya está libre", remarcó.

"Yo cruzaba cuando lo llevaban a este señor, la lancha quedó al borde de Prefectura. El hombre que hizo eso salía de Tigre de frente, estaba hablando por teléfono y se los llevó puestos", precisó la vecina y acotó que la hija de las víctimas -el hombre fallecido, Víctor Hugo Zavala, de 63 años, y su esposa herida de gravedad, María Antonia Ledezma, de 52, que iban a hacer las compras- pide "justicia, pide que se haga justicia" por la tragedia.



Regresar